Angostura: en defensa de leer