Tali Cohen Shabtai (Jerusalén, Israel). Traducción Edy Kaufman

 

 

 

 

 

 

Tali Cohen Shabtai (Jerusalén, Israel)

 

 

Traducción Edy Kaufman

 

 

 

 

 

 1.- Una carta a Steve \ Tali Cohen Shabtai

 

Te cuidaste

De mi nicotina, de la cafeína

De mi hambre

 

Me arrastraste con tu camioneta todo el camino

Para conocer a tu padre católico (en el suburbio)

¿Quién fue amable con mis aretes de fresa?

En el nombre de la descendencia de Jesús

 

Pones tu firma en

Mi alquiler de doce pisos

edificio

En la 42 División Este.

 

Elegiste ser un patrocinador para mis necesidades

Esto cubrió todos los gestos

Podrías esperar de padrino

 

Me compraste un juego completo de muebles

De tu bolsillo menos vacío

Me trajiste tu pequeño televisor

Y una manta

Y tu tarjeta a la biblioteca internacional

 

Deseabas envejecer conmigo, no podías

Probado un

Poco y tragué tanto ftom

Mi caos

 

Me llevaste al hospital en el sur

Varias veces

Para revisar los pecados de otros

En mi cuerpo

 

Me compraste Coca-Cola Light y

La tribuna de Chicago

Mientras esperabas conmigo el

Médico

Y una pareja negra olfateó cocaína

Al lado nuestro

 

No podías luchar con mi infelicidad

 

Te dejé con dos meses de renta

Y una nota en mi puerta de

Una vecina lesbiana que apenas conocí

 

Y un dibujo pegado a la pared de mi estudio.

Por personas sin hogar

Quien me pintó, por la noche compartí

Otra piel

 

Dejé mi libro de poemas en el guante

Compartimento de su coche

 

Y, me he ido mi amigo. A la misma infelicidad.

Sin embargo, este ya es

Reconocible

 

 

 

 

2.- Europa 20 -__ \ Tali Cohen Shabtai

 

Tus marcas oscuras alrededor de tus ojos

Como una gran sombra, haz que tu

La piel blanca pálida se ve enferma.

Me recuerda algo conocido, pero no

reconocible.

Esas sombras en tu cara son contraste

combinación-como mi tristeza erótica

 

Así que ahora entiendes las lágrimas salvajes

En el orgasmo?

Y cuando deseo que respires mi

sangre en lugar de tabaco, ¿quieres?

Solo un poeta inteligente es capaz de mezclar estas paradojas

Con gracia.

Entonces, ¿por qué, después de todo, la vida es tan humillante?

Que una mujer necesita complacerse a sí misma

En un baño cerrado?

 

 

 

 

3.- Una carta de Israel \ Tali Cohen Shabtai

 

te extraño tanto

Mi poeta

Echo de menos Oslo.

Vienes a visitarme

Como una figura platónica

Nostalgia

Para una mujer que perdió el

Catarsis

En una ciudad sin dibujo,

Con un hombre atrapado con un pie roto

Respondiendo

A la celebración de la mujer que soy.

Y las mujeres aquí nombraron lo mismo

Perfume más de diez años

Mientras nombraba (al mismo tiempo)

Las mismas pastillas.

 

Este es mi acompañamiento

No puedo embellecer

Mi vida

Como tú tampoco puedes.

Entonces te estoy comiendo

 

Un poco demasiado, a veces con

Mi madurez

 

Con mis cejas nubladas

Y un cigarrillo en

Mi boca

 

Te pones el Kippa que te compré

Con letras noruegas

Deletreando tu nombre

 

No hay mejor homenaje aquí

Mi amor,

Esto es

Israel.

 

 

 

 

4.- Yo soy Tali \ Tali Cohen Shabtai

 

Y solo leo prosa en tercera persona

y tan solo prosa traducida,

y poesía también leo en hebreo.

 

Me encanta Wislawa Zsymborska, ella copia la Creación

en la palabra escrita

En forma brillante, y fue reconocida durante su vivencia aun si no estaba entre

las mujeres poetisas que bailaban 'la danza de la muerte en vida'

Por eso reduje su crédito.

 

Creo que es imposible etiquetear en un instante! Una poetisa  contemporánea con

características que preservan el mito de "maldecidas poetisas"

No hay negociación con este juicio

 

Lo convencional me es repelente

No toco los libros mas vendidos

Me encantan los libros de no ficción

Periódicos no cuentan para nada como tipo para escribir o leer

 

Y me dirijo a mi terapista en segunda persona singular

Aun omitiendo el tercer grado Ñ "doctor", es Okay,es aceptable-

muchas poetisas han estado sentadas frente a él

Anne Sexton, Sylvia Plath

y aquellos que terminaron siendo sus mismos verdugos

 

Muchas veces escribo en primera persona singular y también hablar es

mi camino para eludir

a mí misma desde la lejanía

 

Y no me pregunto a menudo sobre que es lo que escribo! No me gustan las preguntas retóricas que disminuyen mi intelecto.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

A Letter to Steve \Tali Cohen Shabtai

 

You took care

Of my nicotine,of the caffeine

Of my hunger

 

You dragged me with your van all the way

To meet your Catolic father (in the suburb)

Who was kind to my strawberry earrings

In the name of Jesus' offspring

 

You put your signature on

My rental of twelve floors

Building

On 42 East Division.

 

You chose to be a sponsor for my needs

This covered all gestures

You could ever expect from godfather

 

You bought me a complete furniture set

From your all but empty pocket

You brought me your small TV

And a blanket

And your card to the international library

 

You longed to become old with me-you couldn't

Tasted a

Little and swallowed so much ftom

My Chaos.

 

You took me to the hospital in the south

Several  times

To check others' sins

In my body

 

You bought me Diet Coke and

The Chicago Tribune

While you waited with me for the

Doctor

And a black couple sniffed cocaine

Next to us

 

You couldn't struggle with my unhappiness

 

I left you with two months rent

And a note on my door from

A lesbian neighbor I barely met

 

And a drawing glued to the wall of my studio

By homeless

Who painted me-at night I shared

Another skin.

 

I left my book of poems in the glove

Compartment of your car

 

And,I have gone my friend.To the same unhappiness.

However,this one is already

Recognizable

 

 

 

 

Europe 20-__\Tali Cohen Shabtai

 

Your dark marks around your eyes

As a big shadow, make your

pale white skin look ill.

Reminds me something known,but not

recognizable.

Those shades in your face are contrast-

combination-as my erotic sadness

 

.So now you understand the wild tears

In orgasm?

And when I wish you to breathe my

blood instead of tobacco, would you?

Only a clever poet is capable to mix these paradoxes

With grace.

So why after all, is life so humiliating,

That a woman needs to please herself,

In a locked bath?

 

 

 

 

A Letter From Israel \Tali Cohen Shabtai

 

I miss you so much

My poet

I miss Oslo.

You come to visit me,

Like a platonic figure

Longing

For a woman who lost the

Catharsis

In a city with no drawing,

With a man stuck with a broken foot

Responding

To the celebration of the woman that I am

And the women here named the same

Perfume over ten years

While I named (at the same time)

The same pills.

 

This is my accompaniment

I can not beautify

My life

As you can’t either.

So I’m eating you

 

A little too much – sometimes with

My ripeness.

 

With my clouded eyebrows

And a cigarette in

My mouth

 

You wear the Kippa that I bought you

With Norwegian letters

Spelling your name

 

There is no better tribute here

My love,

This is

Israel.

 

 

 

 

I am Tali \ Tali Cohen Shabtai

 

I read prose only in the third person,

and only translated prose,

poetry, I also read in Hebrew.

 

I love Wislawa Szymborska, she copies in written word

the creation

in a brilliant fashion, and was recognized during her lifetime and was not among

the female poets who danced the ‘dance of death in life’

for that I lowered her credit.

 

I think it’s impossible to tag in one breath! A contemporary poetess with

characters that preserved the myth of the ‘cursed poetesses’. For they are

found only in the underground or tomb

There is no negotiation with this judgement

 

Mainstreamism repels me.

Bestsellers I do not touch.

I love nonfiction books.

Newspapers do not count at all as the writing and reading genre.

 

And my therapist I address in the second person singular

while omitting the third degree: “doctor”, it’s ok, it’s acceptable –

many poetesses have sat in my chair in front of him

Anne Sexton, Sylvia Plath,

and those who ended up as their own hangman.

 

I often write in the first person singular and also to talk

It is

my way to circumvent

myself from afar.

 

And do not ask what I often write about! I do not like rhetorical questions that belittle

my intellect.

 

 

 

 

 

 

Tali Cohen Shabtai (Jerusalén, Israel). Es una poetisa, nació en Jerusalén, Israel. Comenzó a escribir poesía a los seis años, había sido una excelente estudiante de literatura. Comenzó sus escritos publicando sus impresiones en el periódico de la escuela. En primer lugar, publicó su poesía en una prestigiosa revista literaria de Israel "Moznayim" cuando tenía quince años.

Ha escrito tres libros de poesía: Purple Diluted in a Black’s Thick, (bilingüe 2007), Protest (bilingüe 2012) y Nine Years Away From You (2018). Los poemas de Tali expresan el exilio espiritual y físico. Está estudiando su paradoja del exilio y la libertad, su visión cosmopolita es muy obvia en sus escritos. Vivió algunos años en Oslo, Noruega y en los EE. UU. Es muy prominente como poetisa con una letra especial, "no se entrega fácilmente, pero está sujeta a sus propias reglas".

Tali estudió en el "David Yellin College of Education" para obtener una licenciatura. Es miembro de la Asociación de Escritores Hebreos y de la Asociación de Escritores Israelíes en el estado de Israel. En 2014, Tali Cohen Shabtai también participó en un documental noruego sobre la vida de los poetas llamado "The Last Bohemian" - "Den Siste Bohemien", y se proyectó en el cine en Escandinavia. Para 2021, se publicará su cuarto libro de poesía, que también se publicará en Noruega. Sus obras literarias también han sido traducidas a muchos idiomas.

 

 

Traducción de la biografía: Rini Valentina

 

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *