Salvador Gallardo Dávalos (1893-1981): Pentagrama eléctrico. Selección de Fernando Salazar Torres

 

 

 

 

 

 

 

 

Salvador Gallardo Dávalos (1893-1981)

 

Pentagrama eléctrico

 

Selección Fernando Salazar Torres

 

 

 

pentagrama

 

El álbum de las calles

          se enrolla en los motores

Con fugas de los postes

          que escriben sinfonías

          Y un azoro embobado

          se pega en las vitrinas

          Los autos pederastas

          desfloran el crepúsculo

          Y las marcas comerciales

          prenden sus constelaciones

          Sobre la acera encerada

          las lunas juegan boliche.

          ¡ALTO! EVITE-PELIGRO

          Y ante el mandato verde de tus ojos

          Toda mi alma se ha desparramado.

 

 

 

 

cámara obscura

 

Sobre mi sueño horizontal

Cae la lluvia de una Torre

Un gallo barométrico

Desgrana la espiga del mañana.

             Locomotoras-fantasmas

             Asepillan las distancias

             Y las leznas de los pitos

             Taladran el silencio

             Una lágrima de oro

             Burila mi vidriera

             Y la luna al magnesio

             Me revela tu imagen.

 

 

 

 

film

 

El tren orinecido de polvo y de fastidio

                          se envaina en la angostura cordial de los andenes

Agresiones tenaces de hércules de cuerdas

                          y proxenetismos de mancebos de hoteles

Restirada en el eje -¡¡Paff!! De la gasolina

                          se desenrolla la cinta cinemática

                          de calles ortodoxas de la ciudad lumínica

 

Por fin en el regazo de un nombre florecido,

                          -elevado

                          apartamento estático, presuntuoso

                          en un piso tercero, -se sacude

                          mi espíritu cansado su tedio y ansiedad

Absorto en la claustría [sic] que acoje [sic] tu congoja

                          mi corazón se sangra

 

Y en tanto que un gramático

                          reloj suma prefijos de cuartos a las horas,

un pito estilográfico cuadricula la noche

                          el insomnio ha regado en mi lecho alfileres

El sol irreverente estornuda en mis ojos

                          y un espejo ironiza un furtivo ademán

 

La fe y desesperanza rondaron por tu acera

                         con agresiones mutuas de canes en vigilia

hasta que la sonrisa chirriante de tu puerta

                          brindóme la mixtura cordial de una acogida

 

Y en la sala silente que angustiaba la espera

                          vibró la clarinada triunfal de tu florida

magnificencia y locamente

                          mi corazón –bobato monaguillo-

echó a volar su esquila

 

                          ¡Astrólogos benignos, tus ojos de turquesa

Marcaron en mi sino igneal seña propicia!

 

 

 

 

corto-circuito

 

El viento peina sus crines en la lluvia

                          sobre la pirotecnia de todos los tejados

Y en tanto que los trenes sufren de catalepsia

                          la ciudad de azúcar se reviene en la sombra

Los fanales cortan trincheras alambradas

                          y estrellan las lunas del asfalto

La ausencia restirada

                          me arrojó tu recuerdo

De pronto ha florecido la gloria

                          edisoniana

y en un arco voltaico

                          se ahorca mi nostalgia

La vida quema sobre los boches

                          sus misivas románticas

 

 

 

 

 

 

Salvador Gallardo Dávalos. Nació en San Luis Potosí, San Luis Potosí, y murió en Aguascalientes, Aguascalientes. Fue uno de los participantes activos del movimiento estridentista y de la Liga de Escritores y Artistas Revolucionarios (LEAR), y autor de poesía, ensayo y teatro. De formación médico militar, ejerció su profesión en el estado de Veracruz. En 1927 residió en Aguascalientes, desde donde desarrolló una amplia labor cultural. De su obra poética destacan El pentagrama eléctrico (1929), Nueve sonetos de amor (1950), Laberinto de quimeras (1966). Obra dramática: Frente a frente (1934), Santa Juana de Asbaje (1956), sobre sor Juana Inés de la Cruz,  y La venus trunca (1930?)

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *