Poesía joven latinoamericana: Isidora Vicencio (Chile, 1992). Selección de Marta Cwielong

 

 

 

La poeta argentina Marta Cwielong construye una curaduría de poetas jóvenes latinoamericanos.

 

 

 

Isidora Vicencio (Chile, 1992)

Bioquímica . Poeta.

 

 

Profecía

 

Moriremos en paredes

enmohecidas por la orina de las ratas,

en lugares que nos harán perder la piel,

donde gusanos tendrán poder de vida o muerte,

solos

porque el amor nos teme

y tenemos el rostro desfigurado.

 

 

 

PM

 

La madera polvorienta de los bares

ya no aguanta el cigarrillo gastado de los solitarios

ni las risas de los viejos en las mesas más ocultas.

Tantos clavos han herido sus paredes

que las fotos desteñidas se descuelgan

como la voz de una muchacha helada

buscando a alguien entre el mar y los borrachos.

La soledad es un niño abandonado en los barcos de la noche

en esas bancas que envejecen de tristeza

una muchacha, un niño anciano

se entrecruzan en los cerros endurecidos

y la brisa les sostiene el cuerpo.

El paso de los vientos nos ha desconocido.

 

 

 

Kunukapi

 

Ha crecido bosque en nuestras calles

los líquenes cubrieron sus maderas

para entrar en donde hablan en silencio

y salir ramificados del origen de las aguas.

La corteza de Abedul nos alimenta nuevamente

los Coigües nos guarecen de la lluvia

mientras vemos cuellos negros ocultarse en el Kau-Kau.

Desembarcan los gemidos de la noche

para llevarse las memorias arraigadas

y comenzar de nuevo el ciclo de la tierra

donde dejamos nuestro cuerpo despojado

para la luna y el rocío venidero,

esperaremos el asomo del almácigo.

Mientras tanto se renuevan nuestras almas

en la vergüenza descubierta de la carne

y nuestra sangre herida entrega lo pasado

para elevar el torso blanco de la siembra

cuando germinen los cotiledones.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *