Poesía joven latinoamericana: Elisa Díaz Castelo (México)

 

La poeta Marta Cwielong construye una curaduría de poetas jovenes latinoamericanos

 

 

JOVENES POETAS LATINOAMERICANOS

 

 

Elisa Díaz Castelo. México 1986

Poeta y traductora

 

 

Escoliosis

 

En la búsqueda de la forma,

se me distrajo el cuerpo. Es eso,

nada más, asimetría.

La leve errata vertebral,

el calibraje óseo,

la rotación espinada. Es el hueso

mal conjugado.

Es una forma de decir

que a los doce años

ya se ha cansado el cuerpo,

que le pesa el aire

y su gravedad es otra.

Es la puntería errada de mis huesos,

la desviada flecha.

No es lo que debiera, mi esqueleto

quiso escapar un poco

de sí mismo. Se le dice escoliosis

a esa migración de vértebras,

a estos goznes mal nacidos,

hueso ambiguo.

A esa espina

dorsal

bien enterrada.

 

A los doce años se me desdijo el cuerpo.

Porque árbol que crece torcido, nunca.

Porque mis huesos desconocen

el alivio

de la línea,

su perfección geométrica.

 

Me creció adentro una curva,

una onda,

un giro

de retorcido nombre: escoliosis.

Como si a la mitad del crecimiento

dijera de pronto el cuerpo mejor no,

olvídalo, quiero crecer para abajo,

hacia la tierra. Como si en mi esqueleto

me dudara la vida, asimétrica,

desfasada de anclas o caderas,

mascarón desviado, recalante.

 

Mi columna esboza una pregunta blanca

que no sé responder. Y en esta parábola de hueso.

De esta pendiente equivocada. De lo que creció

chueco, de lado, para adentro.

 

Se me desfasan

el alma

y los rincones. Mi cuerpo:

perfectamente alineado desde entonces

con el deseo de morir y de seguir viviendo.

 

Si las vértebras, si la osamenta quiere, se desvive,

rota por no dejar el suelo, si se quiere volver

o se retorna, retoño dulce de la tierra rancia,

deseo aberrante de dejar de nacer

pronto, de pronto, con la malnacida duda

esbozada en bajo la piel, reptante. Tengo adentro

una serpiente blanca, un río, un manso

desnivel, un arrecife,

un reflejo de luna que tiembla, una banqueta

vencida por un árbol. Paralelamente. No es eso

no es

eso

no

eso no,

no es ahí, donde ahí acaba,

donde empieza el dolor empieza el cuerpo.

 

Si se duele, si tiembla, al acostarse

un dolor con sordina, un daltónico dolor vago,

si el agua tibia y la natación, si la faja

como hueso externo, cuerpo volteado,

si los factores de riesgo y el desuso,

si el deslave de huesos. Es minúsculo

el grado de equivocación, cuyo ángulo.

A los doce años se me desdijo el cuerpo,

lo que era tronco quiso ser raíz.

Es eso, el cuarto menguante,

la palabra espina, la otra que se curva

al fondo: escoliosis. Es el cuerpo

que me ha dicho que no.

 

 

 

GAVIOTAS SOBRE EL HUDSON

 

Pienso en sus huesos,

huecos

como iglesias blancas,

esas casas de viento

donde se columpia

el eco de las voces.

 

Adentro

también el cielo, oblicuo,

abismado en su encierro.

Se desgrana el aire,

tiembla el espacio atenazado.

Adentro,

también,

hay solamente esto:

 

una espera rotunda a que los límites quiebren,

se desintegre el hueso

 

y quede, solo,

 

el aire contra el aire.

Elisa Díaz Castelo. Poeta y traductora mexicana. Estudió Letras Inglesas en la Universidad Nacional Autónoma de México unam y cursó la Maestría en Literatura Creativa en la Universidad de Nueva York nyu con el apoyo de las becas Fullbright y Goldwater. Ha publicado en revistas nacionales como Los Bárbaros, Periódico de poesíaTierra Adentro y Sobremesa, entre otras. Sus poemas en inglés han aparecido en Tupelo Quartely y Poetry International. Fue becaria del programa Jóvenes Creadores del Fondo Nacional para las Culturas y las Artes fonca 2015. Además, recibió la beca en poesía de la Fundación para las Letras Mexicanas flm 2016. Obtuvo el Poetry International Prize 2015 de la revista Poetry International; el Premio Nacional de Poesía Alonso Vidal 2017; y el Premio Bellas Artes de Traducción Literaria Margarita Michelena 2019. Obtuvo el Premio de Poesía Aguascalientes 2020.

Un comentario en “Poesía joven latinoamericana: Elisa Díaz Castelo (México)

  • el marzo 24, 2020 a las 2:49 am
    Permalink

    ME ENCANTA SU POESÌA. DONDE ENCUENTRO SU OBRA?

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *