Poesía joven en español: Jan Queretz (Caracas, Venezuela, 1991)

 

 

 

 

Selección de poemas

Jan Queretz (Caracas, 1991)

 

 

 

Dime, torre quemada,

si dudas del corazón del mundo

como yo dudo del corazón del hombre.

 

Dime si la humanidad es feliz de ser esclava

si en una hoja de árbol gritan sus horas los relojes

si son inservibles los buenos días

si el trueno y el rayo se aman

si en un segundo romperemos la tierra

si a cuestas llevamos un saco vacío

o una vida de nada.

 

Torre de fuego,

me entiendo en tu herida gloriosa:

dime si muda y penetrada

nos colocarás el nombre final

que será nuestro estandarte.

Dime si somos la violencia enamorada.

 

 

 

***

 

Entrégame todo,

insólito animal,

cal violenta,

párpado cálido,

tú,

amante de mi único siglo.

 

Hazlo con la ternura de los débiles,

tócame con la esperanza de tu fuente,

vívete, angústiate, enciéndete,

hazme saber que en tu cuerpo, solo allí,

soy  infinito.

 

Súdame todo,

volcán de aire,

respiración del mundo,

árbol húmedo,

tú,

amante eterno de los siglos.

 

 

 

***

 

Habito tu nombre

como habitaré mi epitafio

Solo,

entregado como una semilla,

calmo,

en la familia fugaz de esta tierra y todas,

simple,

como un número vacío sin fuentes ni agua,

fresco,

como una exhalación justo al amanecer,

vivo,

porque en esta casa nadie morirá nunca

nadie partirá nunca

nadie olvidará nunca

las cuatro letras de tu nombre.

 

 

 

***

 

En el ojo del fusil están los vivos

Los casi vivos Los renegados

Los prohibidos Los enamorados

Los odiosos Aquellos que dicen en las noches

No mataré No quemaré No violaré

Los homosexuales gloriosos

Las buenas Las hermanas Las limpias

Los tristes Las angustiadas

Los pobres Los que no tenemos nada

Los olvidados Nosotros Todos

Los desaparecidos Los latidos

Los latinos Los latidos

 

 

 

***

 

País

de tan lejos ya no sé

a qué huelen tu pan y tus manos

a qué hora despiertan tus temblores

dónde se encuentran tus ratas

tus labradores o tus campos

Pero te conozco y sé que estás bien muerto

como lo estuvieron antes tantos otros

Uruguay

Chile

Paraguay

Brasil

Argentina

Aquellos que todavía les duele el cuerpo

pero han salido a caminar años y años

y han sanado sin olvidar el delirio

porque donde ha muerto un hermano

no se borra nunca la sangre

País

de tan lejos ya no sé

si quererte más

u olvidarte

 

 

 

***

 

Ayer pasaron por mi campo todos ellos:

El futuro tomado de una mano sin cuerpo

El comienzo silencioso de las guerras

Todas las costas encerradas en una gota de aire

El cemento de mi ciudad vivo en su putrefacción

El invierno aterrador que se ha ido pero vuelve

La puerta que he intentado abrir durante siglos

Las heridas frescas de Auschwitz

Las indiferencias crueles de nosotros dominados

Tu sombra blanca en tu fondo transparente

Y los lejanos huesos de mi madre.

Pasaron por mi campo todos ellos.

Caminaron sin sentir vergüenza de sí mismos.

No me saludaron.

Jan Queretz (Caracas, 1991) es un escritor venezolano. Trabajó de 2012 a 2017 como profesor de literatura. Escribe la columna Literatura Viva en The Wynwood Times. Fue parte de Noche de Juglares, un evento organizado por la Red de Escritores del Uruguay. Ha escrito una novela, Nuestra Tierra tan Pobre y un poemario, Vértigos Labios, inéditos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *