Poesía italiana medieval: LiviaI del Chiavello. Traducción de María Rosal Nadales

 

 

A continuación presentamos una serie de poetas italianas, realizada por nuestro editor de contenidos Carlos Sánchez Ramírez. La muestra se toma del estudio Poetas italianas de los siglos XIII y XIV en la Querella de las mujeres (ArCiBel Editores, Sevilla 2012), escrito por las autoras Mercedes Arriaga Flórez, Daniele Cerrato y María Rosal Nadales.

 

 

 

LIVIA DEL CHIAVELLO

(Traducción de María Rosal Nadales)

 

 

(Cuartetos y tercetos en endecasilabos, esquema métrico ABBA, ABAB, CDE, DCE)

 

 

 

Todas las calles veo de sangre humana

en Italia llenas, y por todas partes

a Marte desdeñoso, sus baluartes:

espadas y saetas, cruel diana.

 

Conviene en largo exilio, que temprana

proteja Astrea su casa y sus velartes,

pues donde el mal golpea con sus artes

antiguo honor ni adorna ni engalana.

 

Mas si el deseo de vanagloria enciende

itálico valor, vayan las armas

contra enemigos de la cristiandad.

 

Aún contra sí mismo las alarmas,

porque el dios que a todos nos entiende

no es de guerra, sino de caridad.

 

 

 

Veggio di sangue uman tutte le strade

d’Italia piene il qual per tutto corre;

e disdegnoso e reo Marte discorre,

lance porgendo ognor, saette e spade;

 

quindi convien che in lungo esilio vade

fuggendo Astrea con le compagne a porre

l’albergo; onde al gran mal nulla soccorre,

e l’onor prisco e l’ornamento cade.

 

Ma se desio di vera gloria accende

l’italico valor, rivolga l’arme

contra colui che’l Cristianesimo sface.

 

Contra se stesso ognuno più tosto s’arme;

perchè quel Dio che in su la Croce pende,

Dio di guerra non è, ma Dio di pace.

Livia del Chiavello, 1380. En sus poemas se mezcla política y religiosidad, para denunciar una sociedad que vive de espaldas a las enseñanzas de Jesucristo. Continuamente se ponen de manifiesto las dificultades políticas que el país está viviendo, dirigiéndose a Dios o al Cielo.[1]

[1] Síntesis basada en los  estudios de Mercedes Arriaga Flórez

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *