Poesía argentina: Concepción Bertone. Selección de Marta Cwielong

 

 

 

La poeta Marta Cwielong (Argentina) prepara una selección de poesía argentina. Nos acerca a sus tradiciones, una de las más destacas de nuestra lengua del siglo XX hispanoamericano.

 

 

 

Concepción Bertone (Rosario, Argentina,  1947)

Poeta, prosista y crítica literaria

 

Selección de Marta Cwielong

 

 

LA MADRE

(Fragmentos)

 

La mujer hace al hombre. Hace

unos cuantos y después se deshace.

Henri Michaux

 

 

III

 

“La ausencia de la madre es un mar

en calma”, dice Lezama Lima y huye

de ella en el poema, en la palabra

paridora que desea concebirla

de otra manera. De otra manera

olvida

que la está tallando

en tesoros de música y sintaxis.

 

 

IV

 

La innumera madre de Vallejo,

el hambre de su carne – “los bizcochos”-

Del Cholo, los huesos. Su semen

era la leche de sus pechos. Sus versos,

todos, la tallaron en fuego.

 

 

V

 

Borges, cargado de culpas, la honra

y la torna una sombra

de su desdicha. La calla

en su cayado,

la talla en ébano: es la reina

cautiva en un escaque de un tablero de ajedrez.

 

 

VI

 

Gelman quiere morir en cada poema

de aquella “tristeza”

de su madre. Se exilia

en su recuerdo y la escribe

hasta describirse. Perro de él,

se da de comer la madre vida, la herida

de todos nosotros: su lastre de amor.

Su pena o pan de la tahona lo tañe

en la bordona del poema, gotán de él, que

triste y bello, envuelto

en su sobretodo negro

la talla en su batalla contra la muerte.

Y la gana.

 

 

 

 

“Hoy se besa, mañana no se besa”

 

Para Marta Cwielong

 

¿Por qué a nosotras nos cuesta tanto todo?

Me dijiste.

Por qué jamás

la copa llena, el vaso pleno. Pletórica

en la vena, en la cavidad palpitante

ni siquiera del corazón, sino

del camino que lleva al corazón

_ese destino de la sangre que va

rumbo a la bomba nunca desactivada, al hueco

del pecho donde algún día

estallará mi historia, en memoria de los míos

casi todos idos así_. Quizás

antes de ese momento sin solemnidad, ligero

en la bondad del alma, antes

que el reguero de pólvora devore su llama,

me sea dada la réplica.

Y tu pregunta se responderá sola

en la expansión de la onda. Porque

todo en la vida se nivela, recibe la retribución secreta,

recompone la misma balanza su fiel. Restituye

el nivel, el equilibrio por un momento roto.

 

La altura cae, la bajeza asciende,

un mundo plano se impone. ¿Qué caricia

vale un abrazo?. ¿Qué valor tiene el error

si no se vuelve

-en el sumo dolor- suma experiencia? Y

empero no sume, no alcance. No sé

más que la gracia que conoce la piel,

y no recoge el rencor

como su tienda, el árabe, cuando se aleja. “El amor

es eso que estás viendo, Marta:

hoy se besa mañana no

se besa”

 

 

 

CITA

 

Me he emboscado en antiguas cartas de amor

pero no hay “un bosque tan santo

que no pueda ser talado” dicen

las manos que han despejado la tierra

alrededor

de los pálidos narcisos. Yo soy esa ballena

arponeada en el Ártico de una vida anterior

que aún cruza esta agua, terca,

busco el armiño de otro polo, blanco

en invierno, pardo en el verano, salvo la punta

de su cola negra, en cualquier estación. Allí

te aguardo.

Marta Cwielong, nació en Longchamps, Buenos Aires, Argentina. Ha publicado su obra bajo los títulos: Razones para huirDe nadieJadeo animalMorada (Valencia, España), Pleno de ánimasLas vírgenes terrestres, (Observación de poetas latinoamericanas, trabajo de investigación y creación). La orillaMemorias del hambre, (Ediciones POE Guatemala). 2 Poetas de Argentina, publicación compartida con Mariana Vacs, Ediciones Corazón de Mango, Colombia. No esperes que me anuncie, publicación bilingüe catalán-castellano compartida con el poeta valenciano Pere Bessó. Participa en numerosas antologías y festivales de Poesía de Latinoamérica. Su poesía ha sido traducida al catalán, polaco, italiano y francés. Embajadora de La Guacha Revista Nacional de Poesía.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *