Poemas de Antonella Anedda (Roma, 1958) Traducción de Emilio Coco

 

 

 

Esta selección de poemas aparecen en Antología de la poesía italiana contemporánea (La Cabra Ediciones, 2010) compilada por el poeta Emilio Coco, cuyo apoyo fue otorgado por el Fondo Nacional para la Cultura y las Artes y la Universidad Autónoma de Nuevo León.

 

 

 

Antonella Anedda (Roma, 1958)

Traducción: Emilio Coco

 

 

Veo desde la oscuridad

como desde el más radiante de los balcones.

El cuerpo es el hacha: se abate sobre la luz

alejándola en silencio

hasta el paso más desnudo—a la negrura

de un tiempo que compone

en el espacio pisado por mis pies

una tierra lentísima

—prometida

 

 

 

Nuestras almas tendrían que dormir

como duermen los cuerpos delgados

estar entre las sábanas como una hoja

el pelo detrás de las orejas

los oídos abiertos

capaces de escuchar. Carne

afilada y frágil, hueca

en la oscuridad del cuarto. Hueso leve.

Así la membrana aprieta

la pluma en los hombros del Ángel.

 

Transparentes son las orejas de los enfermos

del mismo color que los cristales

sin embargo escuchan igualmente

el balanceo de las camas

desplazadas por los brazos de los vivos.

A las cuatro, en los días de fiesta

terminan las visitas. Lentas

las frentes se vuelven hacia las paredes.

En los pasillos vacíos desciende una paz de acuario.

Luces azules arriba y abajo

encima de las puertas

en el borde de los peldaños.

 

Luces nocturnas.

Los enfermos duermen uno

junto a otro puestos

en camas iguales.

Distinta es tan sólo la forma

de doblas las rodillas

si las rodillas pueden doblarse, distinta

la ola de sus mantas.

Pocos logran incorporarse

como cuando se está enfermo en casa

y cada cama tiene grandes ruedas de metal dentado

resortes que bruscamente

cierran el colchón

o de golpe lo alzan.

La cama chirría, se aplaca.

 

Luces de Navidad.

El pasillo es una llanura con imperceptibles túmulos.

Con qué silenciosas reverencias se encuentran los pensamientos de los muertos.

Luces de invierno.

En la sala de los enfermos brillan papeles de estaño

el olor a vino sube por el aire.

Si los vivos acercaran sus caras a los cristales empañados

si alargaran las lenguas

sabría a vino el vapor.

Hay un instante antes de la muerte

la noche gira como una llave.

Qué misteriosas señas hacen los faroles a los moribundos,

cuántas sombras dejan los cuerpos.

 

Las diez. Sobre el mantel un conejo tendido de lado

patadas hervidas espárragos salteados en una cacerola.

Reina en el cuarto una solemne miseria.

 

Los vivos se llaman como desde barcas lejanas.

Antonella Anedda vive y trabaja en Roma. Ha publicado los siguientes libros de poesía: Residenze invernali (Milán, 1994; 2008, traducido al español por Emilio Coco), Tre stazioni (Faloppio, 1996), Notti di pace occidentale (Roma, 1999, traducido al español por Emilio Coco), Il catalogo della gioia (Roma, 2003) y Dal balcone del corpo (Milán, 2007). Es autora de un libro de ensayos y cuentos Cosa sono gli anni (Roma, 1997). Ha preparado y traducido una antología de poemas y prosas de Philippe Jaccottet (1994) y un volumen de traducciones poéticas Nomi distanti (Roma, 1998). Su último libro de ensayos se titula La vita des dettagli (Roma, 2009).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *