Nueva poesía costarricense: Diego Mora (Costa Rica). Selección José Ignacio Aru

 

 

 

 

José Ignacio Aru prepara una serie de poesía costarricense contemporánea.

 

 

Diego Mora (Costa Rica)

 

 

 

Piromaníaco

 

Yo quemé

todas las bibliotecas

del mundo

 

con Borges adentro

 

Yo quemé

a Homero y a Horacio

 

Yo reconstruí Babel

en tres días

solo para tus ojos

 

Yo vi arder

todas las hojas de hierba

y todos los códices

del maya preclásico

 

Ahora empezá de cero

 

Reconstruí este templo

y sacá a los impostores

de sus guaridas

 

Que el fuego apague por fin

estas penumbras lejanas

 

Que reviva la bestia

que llevás dentro

y sus aullidos

rompan los tímpanos

corten sus gargantas

 

Fuego mi cuerpo de papel

 

Fuego como dedos

 

escribiendo en llamas

 

 

 

Al otro lado de la colina de Hollywood

 

Existen puertas a otras dimensiones

como la de Morrison

que antes de Morrison fue de Huxley

y que antes de Huxley fue de Blake

y mucho antes que ellos del profeta Elías

 

Hay puertas con picaporte

con aldabas

puertas corredizas

puertas temperadas para baño

la puerta-espejo de los botiquines

la vida que es una cárcel con las puertas abiertas

la puerta junto a una pared sin puerta

la puerta negra que sale sobrando

 

Está la puerta que tocaba Zimmerman

a las puertas de un oscuro cielo

la puerta de los siete reinos

la Compuerta número 12

el Matadero 5

la puerta que abrió Albert Hofmann

en un laboratorio suizo

y alimentó a los peregrinos

de Height-Ashbury y Woodstock

 

Hay puertas de maderas finas:

cedro, caoba, encino, olmo

álamo, abedul, cerezo

 

Están las puertas que crujen

y se cierran solas de madrugada

dejando el insomnio a su paso

 

Hay puertas pequeñas

como las casas de Barbie

y gigantes como

las represas hidroeléctricas

 

Hay puertas -la mayoría-

que tienen suficiente espacio

para depositar por debajo

cartas o periódicos

 

Las hay que no abren

a pesar de llavines enteros

dejando a sus dueños en la calle

 

Hay puertas que dicen damas

solo personal autorizado o

peligro perro bravo

otras dicen hale o empuje

pero el cuerpo por alguna razón

siempre hace lo contrario

 

Hay puertas que no dan a ningún sitio

y otras que nos llevan a donde soñamos

como las del Yellow Submarine

 

Están las puertas de emergencia

que activan alarmas ensordecedoras

en el pasillo de cosméticos

 

Las puertas giratorias de los hoteles finos

La puerta del taxi que abre el portero

El ejecutivo que detiene la puerta del ascensor

Puertas iguales en cada piso

Puertas iguales a cada paso

 

¡UPE!

La mucama toca a la puerta semiabierta

y un portazo rompe la monotonía:

Cerdito, cerdito, déjame entrar

o soplaré y soplaré y volaré la puerta

 

La llave correcta en la puerta equivocada

La llave equivocada en la puerta correcta

La llave del otro lado de la puerta

La puerta que da al túnel

que podría no tener puerta

La puerta que lee Abrir las puertas del mar

La puerta que se consume lentamente

en el estómago de las polillas

 

La puerta que nadie va a abrir

porque está cubierta con cinta amarilla

La puerta que deja encerrados a los pasajeros

La puerta crujiendo durante un terremoto

La puerta a 451 grados Fahrenheit

Todas las puertas del zoológico abiertas

La puerta al final del Show de Truman

La puerta fiel que no abandonará al difunto

 

Puertas de castillos y calabozos

Puertas de aeropuertos

Puertas de pueblos perdidos

 

La puerta de Alicia

 

a una puerta

 

de distancia

 

 

 

Formalidad

 

Honestamente

ya quiero que tengás forma

 

Palpitar nubes

tactear tu torso

serenar el hocico

apagar bombillas

 

Honestamente

y no es broma

esta misma madrugada

deberías tener forma

 

Cualquier forma táctil

posversiva

gigalúdica

ubertelúrica

 

Deberías tactearme

percibir los huecos ahumados

aplaudir a tantos sobrevivientes

que esperaron tu rayo rojo

 

No es broma

no pretendía serlo

trato de ser hondonesto

o al menos no divilitarme más

 

Formate aquí mismo

deformame

despellejados queden

los dudos

las deudas

y los feudos

atolandrados

cada uno

de los múscusos

los vidrios oxidantes a sal

desformados

los espacios asombrados

traqueteados flujos perversus

bonitados todos y cada unu

de los únicos sosos

que se callan con la última

luzbelocidad

 

Transformate de una vez

y por todas las formas

en cadena de eventos

tifus sin tos ni sol

ni lazos por atar

ni piezas ni ilesos

los restos de reses

reseteadas al pazar

 

Aforimimetizame en velas

devuelas

devengas

de buenos y primeras

porque nunca fue broma ni aplomo

porque la forma que traigás

a este campo será

sin dudas

apresurado peso

colgado del brote del vulgar virtuoso y sismo

que traés pegado a la formatista

a la isomorma

a tanta destricción

por la forma que fíame

que vulnérame

coitóname y que vendrá

tarde o muy tarde

a esta concatenación antropolística

 

Ya deberías tener forma

ya deberías a mi lado

pasar con cosas

que el sentido aturdan

 

A mi lado tus formas

y a mi lado tus formas

y junto a ellas tus formas

unidas las formas

formando formas

al fazar las formas

desaforadas

calcinadas y serias

cómo no

serializadas las formas

puestas en centímetros cúbicos

traducidas e inducidas

una y otra vez a beberse la cal

formas ahogándose incesantes

afianzando una a una

las voces que te aforé

forma que deforma

 

Honestamente

y es mi intención

formas nada más no son

sino formas en voz alta

altas formas de bajos colores

qué sé yo:

formaldeídos

forcejeadores

formatustras

avizoradores de vías nuevas

vistas vívidas en precipicios

huidas que quedan plasmadas

en plasma y octágonos

pesos pesados del pasado

 

Soy honesto, forma

vení es el verbo elegido

estoy aquí paracitado

en espera de la forma

que ansío como carbón

y sombra volátil

 

Formame por favor

yo ya quiero tu forma

 

la forma que espera

la espora que explota

 

 

 

 

Diego Mora. Escritor, docente e investigador. Doctor en Estudios Culturales Latinoamericanos por la Universidad de Cincinnati; Máster en Literatura Latinoamericana por la Universidad Estatal de Nuevo México y Licenciado en Psicología por la Universidad de Costa Rica. Ha ejercido la docencia en universidades estadounidenses y latinoamericanas; además ha publicado poesía, narrativa y ensayo en diversas editoriales y revistas tanto en formato físico como digital. Actualmente es profesor en la Universidad de Costa Rica.

 

 

 

 

 

José Ignacio Aru (Alajuela, Costa Rica, 1999) Poeta. Estudiante de Derecho. Ganador del Festival Estudiantil de las Artes 2017 en Poesía, representante Nacional en Etapa Latinoamericana del Concurso de cuentos de Fundación Mapfre (2014), ganador del Tercer lugar en Poesía del Concurso Literario "Letra Joven" (2017). Colaboraciones con el Ministerio de Educación y Ministerio de Cultura en el campo literario (2015—2018). De ahí surge la creación de la obra "Fantasía Mistérica" presentada en el Teatro Mélico Salazar (2016), donde figura como creador de la parte lírica y poética. Participante de campamentos dedicados a estudiantes por destacamento artístico a nivel Nacional, participante en la Inauguración Regional del Festival Internacional de Poesía de Costa Rica 2017, Teatro Municipal de Alajuela. Graba poesía para el Sinart Canal 13 (2018), y además se le publican poesías en la Revista Isla Negra (Argentina 2018).

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *