Kavya (poesía sánscrita clásica). Selección y traducción de Octavio Paz. Comentario de Fernando Salazar Torres

 

 

 

La presente selección se realizó conforme al ensayo “La universalidad de la Charyapada en la mirada de Octavio Paz”, de Razu Alauddin (Bangladesh), publicado en nuestra sección de “Ensayo”, mismo que nuestro lector puede leer en el siguiente enlace publicado más abajo. La presente selección corresponde a la parte IV, Kavya, la cual forma parte del libro Versiones y diversiones que hiciera Octavio Paz, una antología de poesía de varios autores, de distintas lenguas. A este apartado, el autor de Piedra de sol, le dedica una breve y sustancial nota introductoria en la que señala las características, estilo y formas de la poesía sáncrita clásica, tradición poco atendida desde Occidente, incluso marca algunas distinciones, caracteres, propiedades poéticas distinguibles respecto a la fundación de la tradición hispanogrecolatina. A este respecto afirma, “la originalidad [de la poesía kavya] del poema no está en la expresión de sus sentimientos y pensamientos sino en la perfección y novedad de sus giros e imágenes”. La brevedad de este poema no se traduce, directamente, de su lengua original, sino a partir de traducciones del inglés y del francés, no obstante menciona la importancia de la más famosa antología, la del bengalí del siglo XIX, el monje budista Vidyakara, de quien se sabe poco o prácticamente nada. El descubridor de esta antología, Subhasitaratnakosa, la descubrió D. D. Kosambi en una vieja biblioteca de Jagaddala y que se traduce al inglés, por Ingalls como Treasury of Well Turned Verses, y al español como Tesoro de poemas memorables. Los autores a los que se les atribuye la composición viene al final de cada poema, aunque su mayoría son de autoría anónima. Los títulos de los kavya no son originales sino puestos por Octavio Paz como una indicación.

Los editores del texto sánscrito fueron D. D. Kosambi y V. V. Gokhala, Harvard Oriiental Series 42, 1957. La traducción de Daniel H. H. Ingalls apareció, en la misma serie, núm. 44, bajo el título de Anthology of Sanskrit Court Poetry. Posteriormente, en 1965, Ingalls publicó en Harvard University Pres una muy amplia selección de la antología: Sanskrit Poetry.

 

Fernando Salazar Torres

 

 

 

La universalidad de la Charyapada en la mirada de Octavio Paz. Por Razu Alauddin. Traducción de Juan Manuel Esquivel

 

 

 

 

 

Versiones y diversiones. IV.- Kavya (poesía sánscrita clásica) 

Epigramas

 

Traducción de Octavio Paz

 

 

 

3

Aparición en el arroyo

 

Sacude la melena

y entre el desorden de sus rizos

brillan límpidas gotas.

Cruza los brazos y comprueba

la novedad creciente de sus senos.

A sus muslos se pega, translúcida, una tela.

Levemente se inclina, lanzando una mirada,

y sale de las aguas a la orilla.

 

 

 

 

4

Primera cita

 

El deseo la empuja hacia el encuentro,

la retiene el recelo; entre contrarios,

estandarte de seda, quieta, ondea

y se pliega y despliega contra el viento.

 

Kalidasa

 

 

 

 

5

La nueva ciudadela

 

Hacia arriba, apenas una línea,

asciende y brilla el romavali,

asta de la bandera que ha plantado

el amor en su nueva ciudadela.

 

Ladahacandra

 

 

 

 

7

Confidencia: confusión

 

Al lado de la cama

el nudo se deshizo por sí solo,

y apenas detenido por la faja

se deslizó el vestido hasta mis ancas.

Querida, no sé más: llegué a sus brazos

y no recuerdo ya quién era quién,

lo que hicimos ni cómo.

 

¿Vikatanitamba? ¿Amaru?

 

 

 

 

9

Sus pechos

 

Dos monarcas hermanos, iguales en nobleza,

en la misma eminencia se miran, lado a lado,

soberanos de vastas provincias que han ganado,

en guerras fronterizas, desafiante dureza.

 

Bhavakadavi

 

 

 

 

10

El tallo

 

El romavali, tallo firme, sostiene

altos, dos lotos: sus senos apretados,

casa de dos abejas: sus pezones obscuros.

Estas flores delatan el tesoro

bajo el monte del pubis escondido.

 

Bilhana

 

 

 

 

12

El sello

 

¿cuándo veré de nuevo, firmes, plenos, tus muslos

que en defensa se cierran el uno contra el otro

para después abrirse, al deseo obedientes,

y al caer de las sedas súbito revelarme,

como sello de lacre sobre un secreto obscuro,

húmeda todavía, la marca de mis uñas?

 

Kishitisa

 

 

 

 

24

Posteridad

 

Armados de sus reglas y preceptos

muchos condenan a mis versos.

No los escribo para ellos:

para esa alma gemela de la mía

que ha de nacer mañana, los escribo.

El tiempo es largo y ancho el mundo.

 

Bhavabhuti

 

 

 

 

25

La tradición

 

Nadie atrás, nadie adelante.

Se ha cerrado el camino

que abrieron los antiguos.

Y el otro, ancho y fácil, de todos,

no va a ninguna parte.

Estoy solo y me abro paso.

 

Dharmakirki

 

 

 

 

 

 

2 comentarios en "Kavya (poesía sánscrita clásica). Selección y traducción de Octavio Paz. Comentario de Fernando Salazar Torres"

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *