José Iniesta (Valencia, España, 1962)

 

 

 

 

José Iniesta (Valencia, España, 1962)

 

 

 

 

Amanece el jardín

 

                                                              A José Luis Vidal Carreras

 

Cada mañana salgo, a las del alba,

a este jardín cerrado y miro el cielo

por ver cómo esclarece

de nuevo un nuevo día

y el humo del invierno en los tejados.

No sé quién soy ahora en este centro

vegetal que rodean, ciertamente,

los miedos y las tapias y mis dudas,

el jardín del silencio donde irrumpe

el canto de dos mirlos en la escarcha.

 

Yo sé que nada sé, que me equivoco

de tanto haber soñado mi existencia.

Ahora solo escribo lo que amo.

Amanece en la herida, se hace gozo.

Se confunde mi ser

                                     con las cosas que miro

tan plenas de belleza que hacen daño,

y todo en esta luz más me consuela

de tanta noche en vela y pensamiento.

 

 

 

 

 

Preguntas a un granado

 

                                                                          A Juan José Martín Ramos

 

 

¿Y qué será de ti, granado mío,

cuando no esté en el patio

                                                  ni mi sombra

y no exista mi voz, sin mi mirada,

y apenas sea el humo en los tejados

donde caen las lluvias de febrero?

 

¿Quién que no sea yo, en otra tarde

de exacta transparencia y de vencejos

se sentará a tu sombra y sonreirá

sin entender por qué, de tanta dicha,

como si el mundo allí al desplegarse

supiese de su amor,

                                      y le pertenecieran

los oros inmediatos de la luz

encima de tus ramas y los frutos,

 

la belleza violenta de la vida?

 

 

 

 

 

Ars poetica

 

Es mucha la distancia al asomarme

a mi escritura, y el vértigo profundo,

implacable la altura si es del alma.

Al abrirlas, qué vacías mis manos.

He querido romper

                                     el mármol del silencio

muchas veces, cantar en un poema

lo que es capaz de ver un hombre

cuando la soledad lo lanza al aire:

un árbol contra el cielo en la llanura,

una casa que ardiera junto al mar

donde fuimos y amamos sin medida,

la muerte en una calle donde el viento

golpea las persianas con su furia,

la sed del corazón,

                                   las razones del grito.

 

No sé dónde llegué, después de todo.

Jamás tuve certezas. Avanzamos

a tientas por la niebla que persiste,

y es una suerte andar a campo abierto

si sabemos seguir junto a la vida.

No sé el porqué

                              ni el cuándo. Me retiro

despacio en la intemperie, mi refugio,

donde siempre se alivia mi dolor

al lado de un almendro que florece.

 

Ya ves dónde llegué con unos versos

escritos con el agua y con el humo.

Cantar no es otra cosa,

                                            y tú lo sabes,

que un intento posible de alcanzar

en la noche la luz que está a lo lejos.

 

 

 

 

La entrega

 

La tarde es importante, estoy contigo

hablando en el jardín de las edades,

nuestro banco de piedra bajo el cielo.

El sol dora el granado. Qué quietud

donde todo acaece.

                                   Se cumple la promesa

contigo al ver la orgía de sus frutos

de un ocre que madura suspendido

y apunta con su peso al colorado,

la conquista flexible de las ramas,

la belleza que hospeda tanto amarte.

 

Te miro, nos miramos. Sonreímos

al sabernos aquí y a lo que venga,

y apenas, un instante, tres gorriones

cantan en el tapial y alzan su vuelo

por un azul que hilvana claridades.

Aquí estamos los dos,

                                         donde estuvimos.

 

Ya ves con cuánto amor voy a la muerte.

Hoy todo está pasando en el minuto

donde tocas mi frente con tu mano.

debajo de esta rama,

 

debajo de esta rama

                                      donde pasa mi vida.

 

 

 

 

JOSÉ INIESTA (Valencia, 1962) ha publicado ocho libros: Del tiempo y sus castigos (Sagunto, 1985), Cinco poemas (Sagunto, 1989), Arder en el cántico (Renacimiento, 2008, Premio de Poesía Ciudad de València Vicente Gaos), Bajo el sol de mis días (Algaida, 2010, Premio de Poesía Ciudad de Badajoz), Y tu vida de golpe (Renacimiento, 2013), Las razones del viento (Renacimiento, 2016), El eje de la luz (Renacimiento, 2017), y por último Llegar a casa (Renacimiento, 2019). Algunos de sus poemas han sido también editados en numerosas revistas como Abalorio, Palimpseste, Sibila, ESTACIONPOESIA, Itaca, Crátera, Azaharanía, Anáfora, La libélula vaga y otras. Mantiene una intensa actividad en redes sociales, donde ha visto publicado muchos de sus versos en plataformas digitales, y se ha traducido su obra al inglés, italiano, francés y portugués.

 

 

 

 

 

Un comentario en "José Iniesta (Valencia, España, 1962)"

  • el febrero 18, 2021 a las 8:24 pm
    Enlace permanente

    La poesía de José Iniesta tiene la honestidad del hombre que se reconoce en lo cotidiano, aprecia y contempla con avidez todo lo que le rodea y sus versos son cantos de agradecimiento a la VIDA. Gracias por compartir sus poemas.

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *