Irradiador: Un poema visual de Manuel Maples Arce y Diego Rivera

 

 

 

Este poema inaugura la revista Irradiador, número 1, en 1923.

 

 

 

 

 

 

 

Manuel Maples Arce (1900-1981). Pasó su infancia en el puerto de Tuxpan. Estudió el bachillerato en Veracruz y Xalapa y la carrera de abogado en la capital del país. Vivió y se comprometió con la Revolución. En el año de 1921 establece y delinea las características del Estridentismo, movimiento vanguardista que pugnaba por una renovación total de la literatura y del arte en general. Como eje y cabeza del movimiento, escribió sus primeros manifiestos rebeldes, subversivos y antiacademicistas. Durante la gubernatura del general Jara fungió como secretario de Gobierno y puso en marcha un ambicioso proyecto editorial con los demás estridentes. A la caída de Jara regresa a la capital y poco después ingresa al cuerpo diplomático, destacándose como embajador de México en diversos países de Europa, Asia y América. Su amplia obra abarca diversos géneros; el ensayo, la crítica literaria y de arte en general, la historia y las memorias. Publicó una Antología de la poesía mexicana moderna (1940); El paisaje en la literatura mexicana (1944); El arte mexicano moderno (1945); Peregrinación por el arte de México (1952); Incitaciones y valoraciones (1957); Ensayos japoneses (1959), y tres volúmenes de memorias.

 

 

 

 

Diego Rivera (1886-1957). Pintor mexicano, nacido en Guanajuato en 1886 y fallecido en la ciudad de México en 1957. Junto con José Clemente Orozco y David Alfaro Siqueiros, forma la gran tríada muralista de México del siglo XX. Diego Rivera inició sus estudios en la Academia de San Carlos con Santiago Rebull y José María Velasco. En 1907, se trasladó a Europa donde amplió y perfeccionó sus técnicas y conocimientos pictóricos.  Primero en Madrid con Eduardo Chicharro y, más tarde, en Francia e Italia. Durante su estancia en Europa, que se extendió hasta 1921, asimiló las principales tendencias de los movimientos artísticos innovadores como el impresionismo, el postimpresionismo y el cubismo.

De vuelta en México e identificado con el movimiento comunista, Diego Rivera reniega de la educación artística recibida en Europa, se apropia de las tradiciones indígenas y negras de México - sin olvidar la técnica europea - y enarbola a la pintura mural como estandarte de su indigenismo y de su apostolado marxista.  Con su vigoroso y original estilo, representa la resolución y síntesis de los más distintos movimientos culturales: la técnica europea, a la que debe su sabia estructuración decorativa; el más genuino sentimiento popular, que impregna sus obras de mexicanismo; y su ideario social, que hace de su arte un instrumento de propaganda.

Fundador del Partido Comunista Mexicano, Diego Rivera visitó la Unión Soviética en 1927-1928.  De regreso a México, se casó con la pintora Frida Kahlo, que había sido su modelo, y persuadió al gobierno mexicano a que concediese el asilo político a Trotski (1936), lo que le valió la expulsión del Partido.  De 1930 a 1934, vivió en Estados Unidos, donde realizó los murales de la Escuela de Bellas Artes de San Francisco, del Instituto de Bellas Artes de Detroit y del Rockefeller Center de Nueva York, destruido después por contener un retrato de Lenin. En México, pintó los murales de la Secretaría de Educación, de la Escuela Nacional de Agricultura de Chapingo (para muchos su obra mejor lograda), el Palacio de Cortés en Cuernavaca, el Palacio Nacional y el Palacio de las Bellas Artes.  Una bella producción de caballete completa su extensa obra.

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *