Hiperbóreas: Solveig von Schoultz (Finlandia, 1907-1996). Traducción: Francisco J. Uriz

 

 

 

Francisco J. Uriz ha publicado Hiperbóreas antología de poetisas nórdicas (Erial Ediciones) del cual iniciamos la serie de poesía nórdica.

 

 

Ficha  técnica:

ISBN 978-84-948649-5-7

Depósito legal: Z-378-2020

Rústica con solapa 13 x 19 cm. 180 páginas

Colección: Erial Poesía#3

PVP sin IVA 14,42 € // PVP con IVA 15,00 €

 

 

https://www.erialediciones.com/producto/hiperboreas-antologia-de-poetisas-nordicas/

 

 

 

 

 

Solveig von Schoultz (Finlandia, 1907-1996)

Traducción: Francisco J. Uriz

 

 

 

Zona privada

 

Perdonar porque uno olvida

es lo que sucede en la naturaleza

donde hasta la rama más espinosa muere

olvidar porque uno perdona

sólo sucede en el territorio de dios

al que pocos tienen acceso.

 

 

 

 

Despedida

 

Los niños dormían, y el marido, cuando ella se marchó

sigilosa, descalza, como dormida.

Su ternura la dejó junto al hombre para que lo consolase

con su aroma como una seca convalaria muda

que guarda a junio en su interior hasta muy entrado el otoño.

Y mientras el luminoso aliento de los niños

se elevaba en torno a ella como viento de tréboles

depositó lentamente su llanto en uno,

su risa en otro, su canción en otro

y se quedó allí de pie y miraba y no se atrevía a mirar

pero retiró rápidamente un mechón de la frente más pequeña

y se deslizó con los ojos cerrados hacia una puerta,

hacia la puerta de la noche, una puerta que llevaba fuera

donde la luna esperaba, fría, clara y audaz.

Ahora había entregado hasta su último trozo.

Ya no le quedaba nada más que el cuerpo

y la angustia en la decisión de ese cuerpo.

En la puerta, ya más allá de su pasado,

miró a su alrededor y supo lo que había hecho.

 

 

 

El ángel

 

En mi estante hay un angelote de madera

con alas doradas y el halo como un sombrero.

Me lo regaló hace tiempo

alguien que creía en los ángeles

               entonces yo necesitaba

un ángel de la guarda (la necesidad no ha disminuido).

Ha tenido un duro trabajo.

              Ha perdido

un ala, se cayó del estante

en un combate con Satanás (no desconocido por aquí)

y el dorado se le ha descascarillado.

                Pero su obstinación

es tan grande como la de Satanás, él sigue estando

donde ha prometido estar, un angelote

con un ala rota y el halo como un sombrero.

 

 

 

Solveig Margareta von Schoultz (5 agosto 1907 a 3 diciembre 1996) fue un finlandesa de habla sueca escritor y profesor. Ella escribió poesía, novelas infantiles, cuentos, obras de teatro y series de televisión y radio. Estudió en la Nykarleby Seminarium durante 1925-1926, donde se graduó como maestro de escuela primaria. Ella trabajó como periodista independiente para el diario en lengua sueca Borgåbladet . En 1931, se casó con Sven von Schoultz, un abogado, y tomó su apellido bajo la cual se publicará durante el resto de su carrera. Ella trabajó como maestro de escuela en Laguska Skolan, una escuela privada para niñas en Helsinki , desde 1937 hasta 1972. En 1961, se divorció de Sven von Schoultz y más tarde se casó con el compositor finlandés Erik Bergman.

Ganó numerosos premios por su escritura: el Premio Svenska Dagbladet  de Literatura   en 1947, la Academia Sueca  le concedió el premio Finlandia en 1970, el Premio Edith Södergran   en 1984, el Premio Bellman   en 1986, el Premio Nils Ferlin    en 1988, el Premio Längmanska en 1993, y el premio especial de Nios Samfundet   en el año 1996. Además, ganó el Kirjallisuuden valtionpalkinto (Premio Literario Estado) cinco veces, y fue galardonada con un doctorado   honoris causa por la Universidad de Helsinki   en 1986. Publicó sus memorias, tituladas Längs vattenbrynet , en 1992.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *