Elizabeth Barrett Browning (Reino Unido, 1806-Italia, 1861): My Heart and I. Traducción de Luis Vargas Tapia

 

 

 

 

Elizabeth Barrett Browning (Reino Unido, 1806-Italia, 1861)

 

Traducción de Luis Vargas Tapia

 

 

 

 

Mi corazón y yo

 

 

I.

 

¡Basta!, estamos exhaustos, mi corazón y yo,

Reposamos ambos al costado de esta lápida

Y deseamos que fuera nuestra esa inscripción.

El musgo reimprime tiernamente del masón

Y su cuchillo las rígidas tipografías,

cual el dulce azur que a la vida de aquí renueva;

esa vida que agotó a mi corazón y yo.

 

 

II.

 

Ve lo exhaustos que estamos, mi corazón y yo

Hemos confiado en los hombres, lidiado con libros,

Y la pluma en toda nuestra sangre se ha empapado

Como si esos colores no pudieran volar.

Hemos ido en línea recta hacia la fortuna,

Hemos dado tanto para conservar amigos

Que ya nos agotamos, mi corazón y yo.

 

 

III.

 

¡Cuán cansados estamos mi corazón y yo!

Parecemos en desuso para todo el mundo;

Las fantasías penden grises, desbaratadas

Ante los ojos indiferentes de los hombres;

Pero esta voz nuestra, que también a ti te aturde,

Te dejará dormir; tan sólo es humedad nuestro

Llanto: ¿Qué hacemos aquí… mi corazón y yo?

 

 

IV.

 

¡Exhaustos, tan exhaustos mi corazón y yo!

Así no sucedía en aquel tiempo de antaño

Cuando Ralph* se sentaba conmigo junto al tilo

A ver el crepúsculo posarse sobre el cielo:

"-Querida, luces muy agotada" -Me decía...;

Hoy sonrío y le niego con la cabeza: “-Ahora

“es cuando estamos hartos, mi corazón y yo”

 

 

V.

 

¡Exhaustos, tan exhaustos mi corazón y yo!

Ya no tengo a nadie que me tome con su brazo

Y me oville para cálidamente besarme ,

Hasta que el aliento se consuma en un suspiro

De alegre languidez. Ahora que estamos solos,

Desolados, sin besar…mi corazón y yo.

 

 

 

VI.

 

Fulminados estamos, mi corazón y yo.

¿Es verdad que el mundo trae consigo diademas

Para tentarnos, incrustadas con varias gemas

De poderes y placeres? Vamos a probarlo.

Nosotros rara vez prestamos nuestra atención

A un niño hermoso, o a Dios y su cielo tan azul…

Estamos tan exhaustos, mi corazón y yo.

 

 

VII.

 

¿Alguien se queja? ¿Será mi corazón y yo?

En este planeta abundante no cabe duda

Hay poco espacio para las cosas desgastadas:

Desdéñalas, rómpelas y lejos luego arrójalas…

y si antes de los días grises fuimos amados

o solíamos serlo…bueno, pues suficiente

creo que hemos tenido, mi corazón y yo.

 

 

*Ralph, el primero esposo de Elizabeth Barret Browning

 

 

 

 

 

 

 

My Heart and I

 

 

I.

 

ENOUGH ! we're tired, my heart and I.

We sit beside the headstone thus,

And wish that name were carved for us.

The moss reprints more tenderly

The hard types of the mason's knife,

As heaven's sweet life renews earth's life

With which we're tired, my heart and I.

 

 

II.

 

You see we're tired, my heart and I.

We dealt with books, we trusted men,

And in our own blood drenched the pen,

As if such colours could not fly.

We walked too straight for fortune's end,

We loved too true to keep a friend ;

At last we're tired, my heart and I.

 

 

III.

 

How tired we feel, my heart and I !

We seem of no use in the world ;

Our fancies hang grey and uncurled

About men's eyes indifferently ;

Our voice which thrilled you so, will let

You sleep; our tears are only wet :

What do we here, my heart and I ?

 

 

IV.

 

So tired, so tired, my heart and I !

It was not thus in that old time

When Ralph sat with me 'neath the lime

To watch the sunset from the sky.

Dear love, you're looking tired,' he said;

I, smiling at him, shook my head :

'Tis now we're tired, my heart and I.

 

 

V.

 

So tired, so tired, my heart and I !

Though now none takes me on his arm

To fold me close and kiss me warm

Till each quick breath end in a sigh

Of happy languor. Now, alone,

We lean upon this graveyard stone,

Uncheered, unkissed, my heart and I.

 

 

VI.

 

Tired out we are, my heart and I.

Suppose the world brought diadems

To tempt us, crusted with loose gems

Of powers and pleasures ? Let it try.

We scarcely care to look at even

A pretty child, or God's blue heaven,

We feel so tired, my heart and I.

 

 

VII.

 

Yet who complains ? My heart and I ?

In this abundant earth no doubt

Is little room for things worn out :

Disdain them, break them, throw them by

And if before the days grew rough

We once were loved, used, — well enough,

I think, we've fared, my heart and I.

 

 

 

Elizabeth Barrett Browning (1806-1861). Desde niña, residiendo en la gran mansión familiar de Hope End en Malvern, comenzó a interesarse por todo tipo de libros, especialmente los clásicos, habiendo leído en griego las obras de Homero antes de cumplir los diez años. En el año 1820 apareció su primer poema, “La Batalla De Maratón” (1820), y seis años después escribió “Ensayo Sobre El Hombre y Otros Poemas” (1826). Tradujo “Prometeo Encadenado” de Esquilo. También editó “Poemas Misceláneos” (1833). En la capital inglesa publicó “El Serafín y Otros Poemas” (1838). Es autora de los siguientes títulos: “El Lamento De Los Niños” (1841), “Poemas” (1844), “El Galanteo De Lady Geraldine” (1844), “Sonetos De La Portuguesa” (1850), “Las Ventanas De La Casa Guidi” (1851), y “Aurora Leigh” (1856). “Poemas Antes Del Congreso” (1860) fue su último libro antes de que Elizabeth falleciese en brazos de su esposo en Florencia el 29 de junio de 1861. De manera póstuma apareció “Últimos Poemas” (1863). Está enterrada en el cementerio inglés de Florencia.

 

 

 

Luis Vargas Tapia (Puebla, Pue, 1996).  Me debato entre la literatura y la ciencia. Apasionado de ambas disciplinas, he traducido a Lord Byron y Robert Browning en revistas nacionales. Antes que ser escritor, soy lector, y siempre lo seré hasta que la vista y la vida lo permitan. Actualmente me dedico a la investigación y soy candidato a Máster en Biomedicina y Biotecnología por el CICESE.