Elena Verzì (Catanzaro, Italia, 1990). Traducción: Antonio Nazzaro

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Elena Verzì (Catanzaro, Italia, 1990)

 

 

Traducción: Antonio Nazzaro

 

Revisión de la traducción: Elizabeth Uribe Pérez

 

 

 

 

1

 

Me han dicho:

–no hagas ruido–

pero fijo clavos en la pared con el respiro.

He aprendido a tocar

y abrir puertas con las miradas.

En mi nombre está la carrera de los caballos,

la lengua golpea como lluvia sobre los dientes

mientras impetuosa

llego

con el viento en la boca

y un violín entre las manos.

 

 

 

 

2

 

Tengo una luna atada al dedo,

oculta en el puño

cuando está cerrada, busca un muro.

Alineada como la plaza

entre alcaldía e iglesia

se eclipsa con las carreras de los niños.

Han cavado madrigueras con las pelotas,

a cada patada guiñan el ojo a los faroles.

 

Tengo una luna atada al dedo

para quien muere y para quien nace

ofrezco un respiro

y una cama

para empezar de nuevo.

Verteré un poco de agua

esta noche sobre aquellos ladrillos

para subir, con cuerdas de hiedra,

al cielo.

 

 

 

 

3

 

Llueven Vírgenes

sobre el asfalto,

nos envuelven desde lo alto

como en un manto.

Somos impermeables a la Vida.

Desgranamos monedas de los rosarios

y buscamos la gracia.

Bendícenos a nosotros

consagrados a la injusticia,

las frentes ungidas

y las Vírgenes en la boca,

nos golpeamos el pecho,

pero cadenciosos

nuestros pasos cantan la muerte.

 

 

 

 

***

 

No dejes podrir el fruto en el árbol

alimenta a los gusanos de la tierra

en lugar de ver marchitar la piel

y endurecer las semillas sin que sean escupidas.

 

 

 

 

***

 

El rostro de la madre es el sueño de Dios en la tierra

ha generado espinas de su tallo

con dulce premura escribe pasos

como una bailarina sobre el hielo.

Su abrazo es el encaje perfecto de nuestras penas.

El infinito brota de sus palmas

El amor ha puesto al amor por encima de cada cosa

para enseñar bien a hacerlo mejor

para ofrecer el círculo de la vida de luz generosa.

 

 

 

 

 

 

 

1

 

Mi hanno detto:

- Non far rumore-

ma fisso chiodi al muro col respiro.

Ho imparato a bussare

e aprire porte con gli sguardi.

Nel mio nome c’è la corsa dei cavalli,

la lingua batte come pioggia sui denti

mentre impetuosa

arrivo

col vento in bocca

e un violino tra le mani.

 

 

 

 

2

 

Ho una luna legata al dito,

tramonta nel pugno

quando chiusa, cerca un muro.

Allineata come la piazza

tra municipio e chiesa

eclissa con le corse dei bambini.

Hanno scavato tane coi palloni,

ad ogni calcio fanno l’occhiolino ai lampioni.

 

Ho una luna legata al dito

per chi muore e per chi nasce

offro un respiro

e un letto

per ricominciare.

Verserò un po’ d’acqua

stasera su quei mattoni

per montare, con funi di edera,

il cielo.

 

 

 

 

3

 

Piovono Madonne

sull’asfalto,

ci avvolgono dall’alto

come in un manto.

Siamo impermeabili alla Vita.

Sgraniamo monete dai rosari

e cerchiamo grazia.

Benedici noi

consacrati all’ingiustizia,

le fronti unte

e le Madonne in bocca,

ci battiamo il petto,

ma cadenzati

i nostri passi cantano la morte.

 

 

 

 

*

 

Non lasciar marcire il frutto sull’albero

nutri i vermi della terra

piuttosto che vedere avvizzire la pelle

e indurire i semi senza che vengano sputati.

 

 

 

 

*

 

Il volto della madre è il sogno di Dio sulla terra

ha generato spine dal suo stelo

con dolce premura scrive passi

come una danzatrice sul ghiaccio.

Il suo abbraccio è l’incastro perfetto delle nostre pene.

L’infinito sgorga dai suoi palmi

Amore ha posto l’amore sopra ogni cosa

per insegnare bene a farlo meglio

a donare il cerchio della vita di luce generosa.

 

 

 

 

 

Elena Verzì nació a Catanzaro en 1990. Es logopeda, vive y trabaja en Calabria. Ha participado en diferentes concursos de poesía. Algunas de sus composiciones están presentes en antologías de  Edizioni Ursini. En 2016 publicó el poemario Fiori e Fango con EreticaEdizioni. En 2020 algunos de sus poemas aparecieron en la revista italiana ClanDestino. En el mismo año ganó la octava edición del premio de poesía  “Le stanze del tempo”. En 2021 ha publicado el poemario L’amore misurato con CartaCanta–Capire Edizioni.

 

Elena Verzì nata a Catanzaro nel 1990. Logopedista, vive e lavora in Calabria. Ha partecipato a vari concorsi di poesia. Alcuni suoi componimenti sono presenti in antologie delle Edizioni Ursini. Nel 2016 ha pubblicato la raccolta di poesie Fiori e Fango con Eretica Edizioni. Nel 2020 alcune poesie appaiono sulla rivista italiana “ClanDestino”. Nello stesso anno vince l’ottava edizione del Premio di poesia “Le stanze del tempo”. Nel 2021 pubblica la raccolta di poesie L’amore misurato con CartaCanta – Capire Edizioni.

 

 

 

 

Antonio Nazzaro (Turín, 1963). Periodista, poeta, traductor, video artista y mediador cultural italiano. Fundador y coordinador del Centro Cultural Tina Modotti. Colabora con la revista italiana de poesía Atelier y con la revista Fuori/Asse y con Laboratori Poesia. Es responsable de la colección de poesía de la casa editorial  Edizioni Arcoiris Salerno. Colabora con la revista venezolana Poesía y la chilena Ærea y la revista argentina Buenos Aires Poetry entre otras. Ha publicado en 2013 el libro Olor a, Turín Caracas sin retorno en italiano y español y en 2017 Appunti dal Venezuela. 2017: vivere nelle proteste, ambos libros por la casa editorial Edizioni Arcoiris Salerno. Ha sido traducido y publicado en diferentes antologías nacionales e internacionales. En septiembre será publicado su primer poemario bilingüe:  ”Amor migrante y el último cigarrillo” por la casa editorial chilena RiL Editores, el mismo libro será también publicado en Italia por la editorial Edizioni Arcoiris Salerno.  En septiembre será publicada con la editorial Arcoiris la traducción de la antología sobre la “Generación sin nombre” de la poesía colombiana preparada por el poeta y ensayista  Federico Díaz Granados.

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *