Diáspora africana: Emilio Ballagas (Camagüey, 1908-La Habana, 1954). Cuaderno de poesía negra (1934)

 

 

 

 

Emilio Ballagas (Camagüey, 1908-La Habana, 1954)

 

 

Cuaderno de poesía negra (1934)

 

 

Selección Fernando Salazar Torres

 

 

 

 

Canto para dormir a un negrito

 

Dórmiti mi nengre,

dórmiti ningrito.

Caimito y merengue,

merengue y caimito.

 

Dómiti mi nengre,

mi nengre bonito.

¡Diente de merengue,

bemba de caimito!

 

Cuando tu sia glandi

vá a sé bosiador…

Nengre de mi vida,

nengre de mi amor…

 

(Mi chiviricoqui,

chiviricocó…

¡Yo gualda pa ti

taja de melón!)

Si no calla bemba

y no limpia moco

le va′ abrí la puetta

a Visente e′ loco.

 

Si no calle bemba,

te va′ da e′ gran sutto.

Te va′ a llevá e′ loco

dentre su macuto.

Ne la mata ′e güira

te ñama sijú.

Condío en la puetta’

etá e′ tatajú…

Dórmiti mi nengre,

cara ′e bosiador,

nengre de mi vida,

nengre de mi amor.

Mi chiviricoco,

chiviricoquito.

Caimito y merengue,

merengue y caimito.

A′ora yo te acuetta

′la ′maca e papito

y te mese suave…

Du′ce… depasito…

y mata la pugga

y epanta moquito

pa que droma bien

mi nengre bonito…

 

 

 

 

Comparsa habanera

 

La comparsa del farol

(bamba uenibamba bó)

pasa tocando el tambor.

¡Los diablitos de la sangre

se encienden en ron y sol!

 

"Ahora verá como yo no yoro.

(Jálame la calimbanyé...)

Y'orá verá como yombondombo.

(Júlume la cumbumbanyé...)"

 

El santo se va subiendo

cabalgando en el clamor.

 

"Emaforibia yambó.

Uenibamba uenigó."

¡En los labios de caimito,

los dientes blancos de anón!

 

La comparsa del farol

ronca que roncando va.

¡Ronca comparsa candonga

que ronca en tambor se va!

 

Y... ¡Sube la loma!... y ¡dale al tambor!

Sudando los congos van tras el farol.

 

(Con cantos yorubas alzan el clamor.)

Resbalando en un patín de jabón

sus piernas se mueven al vapor del ron.

 

Con plumas plumero

de loro parlero

se adorna la parda

Fermina Quintero.

Con las verdes plumas

del loro verdero.

¡Llorando la muerte

de Papá Montero!

 

La comparsa del farol

ronca que roncando va.

Ronca comparsa candonga

bronca de la cañandonga...

¡La conga ronca se va!

 

Se va la comparsa negra bajo el sol

moviendo los hombros, bajando el clamor.

Y ¡sube la loma! (y baja el clamor.

Pasa la comparsa mientras baja el sol.)

 

Los diablitos de la sangre

se encienden de ron y sol.

 

Bailan las negras rumberas

con candela en las caderas.

Abren sus anchas narices

ventanas de par en par

a un panorama sensual...

 

La conga ronca se va

al compás del atabal...

 

¡Sube la loma, dale al tambor!

Sudando los negros van tras el farol.

(Los congos dan vueltas y buscan el sol

pero no lo encuentran porque ya bajó.)

 

La comparsa enciende su rojo farol

con carbón de negros mojados en ron.

La comparsa negra meneándose va

por la oscura Plaza de la Catedral.

La comparsa conga va con su clamor

por la calle estrecha de San Juan de Dios.

 

"Apaga la vela

que'l muelto se va.

Amarra el pañuelo

que lo atajo ya.

 

Y ¡enciende la vela

que'l muelto salió!

Enciende dos velas,

¡que tengo a Changó!"

 

La comparsa conga temblando salió

de la calle estrecha de San Juan de Dios.

¡Clamor en la noche del ronco tambor!

 

Rembombiando viene,

rembombiando va...

La conga rembomba

rueda en el tambor.

 

La conga matonga

sube su clamor

ronda que rondando

¡ronca en el tambor!

 

En la oscura plaza del cielo rumbea

la luna. Y sus anchas caderas menea.

Con su larga cola de blanco almidón

va la luna con

su bata de olán.

Por la oscura plaza de la noche va

con una comparsa de estrellas detrás.

 

Y la mira el congo, negro maraquero:

suena una maraca. ¡Y tira el sombrero!

Retumba la rumba,

hierve la balumba

 

y con la calunga

arrecia el furor.

 

Los gatos enarcan

al cielo el mayido.

Encrespan los perros

sombríos ladridos.

 

Se asoman los muertos del cañaveral.

En la noche se oyen cadenas rodar.

Rebrilla el relámpago como una navaja

que a la noche conga la carne le raja.

Cencerros y grillos, güijes y lloronas:

cadenas de ancestros... y... ¡Sube la loma!

Barracones, tachos, sangre del batey

mezclan su clamor en el guararey.

 

Con luz de cocuyos y helados aullidos

anda por los techos el "ánima sola".

Detrás de una iglesia se pierde la ola

de negros que zumban maruga en la rumba

 

Y apaga la vela.

Y ¡enciende la vela!

Sube el farol

abaja el farol.

 

Con su larga cola la culebra va

Con su larga cola muriéndose va

la negra comparsa del guaricandá.

 

La comparsa ronca perdiéndose va.

¡Qué lejos!.. lejana... muriéndose va.

Se apaga la vela; se hunde el tambor.

¡La comparsa conga desapareció!

 

 

 

 

Emilio Ballagas (Camagüey, 1908–La Habana, 1954). Profesor universitario, alternó además literatura y periodismo a lo largo de toda su vida. Se le situó siempre a caballo de las dos tendencias que caracterizaron el vanguardismo cubano: la «purista» de D. M. Loynaz, por ejemplo, frente a la tendencia «realista» de N. Guillén.

En cuanto a la dirección más pura de la poesía de Ballagas, fueron frecuentes los diversos recursos temáticos y formales de su expresión, en obras como Júbilo y fuga (1931), Sabor eterno (1939) e incluso en Nuestra Señora del Mar (1943). Sin embargo, en la dirección del «realismo» desarrolló el poeta parte de su obra más significativa, con el cultivo de la «poesía negra» y una brillante interpretación lírica de sentimientos y tradiciones que le eran ajenos (Ballagas era blanco y de extracción burguesa).

Una muestra de estas obras son Elegía de María Belén Chacón, seguramente su obra de carácter más popular, Canción para dormir a un negrito, uno de sus poemas más tiernos, o Cuaderno de poesía negra (1934). También se ocupó de compilar la importante Antología de poesía negra hispanoamericana (1935) que lo convirtió en una de las principales figuras de esta corriente, junto a su máximo representante, N. Guillén.

 

 

 

 

Fernando Salazar Torres (ciudad de México). Poeta, crítico literario, ensayista y gestor cultural. Licenciado en Filosofía por la Universidad Autónoma Metropolitana, Unidad Iztapalapa (UAM-I). Maestría en Teoría Literaria (UAM-I). Estudia el Doctorado en Literatura Hispanoamericana en la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla (BUAP) con estancia de investigación en la Universidad de Salamanca (Usal). Ha publicado los poemarios Sueños de cadáver y Visiones de otro reino. Su poesía y ensayos se han publicado en distintas gacetas y revistas literarias impresas y electrónicas. Su poesía ha sido traducida al inglés, italiano, catalán, bengalí y ruso e incluida en varias antologías. Director de la revista literaria Taller Ígitur Coordina las mesas “Crítica y Pensamiento en México” y “Diótima: Encuentro Nacional de Poesía”. Dirige el Taller Literario “ígitur”. Colabora en la revista literaria “Letralia. Tierra de Letras” con la serie de poesía mexicana “Voces actuales de México” y “Poesía española contemporánea”. Es miembro del PEN Club de México.

 

 

 

 

Un comentario en "Diáspora africana: Emilio Ballagas (Camagüey, 1908-La Habana, 1954). Cuaderno de poesía negra (1934)"

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *