Está jugando el Pachuca contra el San Luis, de Luis Fernando Rangel Flores

 

 

Está jugando el Pachuca contra el San Luis

Luis Fernando Rangel

 

 

El gol, ese rayo de explosión y regocijo, se ha transformado en un momento de la duda, y es horrible.

 

Martín Caparros

 

 

 

0:0

 

Aquella tarde el futbol importaba. Fue el sábado. Hugo estaba frente a un monitor viendo cómo su equipo favorito, desde hace un par de años —cuando decidió que siempre sí le gustaba el fútbol y abandonó por completo cualquier otro deporte—, arrancaba con todo el entusiasmo posible. Se sentían seguros. Venían de una buena racha: cinco partidos sin perder. En la tribuna los ánimos estaban a tope. La afición, entusiasmada. El San Luis, que venía de perder dos partidos, no era favorito y distaba mucho de lo que el Pachuca podía hacer: un equipo acostumbrado a ganar de último momento en los partidos más difíciles y que siempre presumía a los mejores arqueros del futbol nacional.

Esa tarde también importaban el amor, la patria y las apuestas. Estaba soleado y Hugo se limpiaba el sudor mientras se preparaba una cuba. El aire acondicionado estaba descompuesto. El comentarista del partido enumeraba a los jugadores y las posiciones a jugar. Hugo los veía y repasaba en la imaginación cada una de las jugadas de los partidos anteriores. Recordaba el magnífico gol que su delantero favorito colocó en la esquina de la portería en un tiro libre. La atajada maravillosa del portero donde, por un segundo, Hugo pensó que aquel hombre podía volar. El gol que al último minuto el mediocampista anotó tras recuperar el balón en un tiro al arco que hizo el otro equipo. Desde ahí corrió por toda la cancha, hasta que lo remató con un hermoso tiro que se filtró entre las piernas de los defensas y el arquero. Entonces Hugo pensó: ¿quién tiene más autoridad para juzgar lo hermoso de un gol?, ¿los comentaristas, los aficionados de la tribuna, los jugadores, los directores técnicos o los aficionados que lo ven por la televisión y se pueden jactar de las repeticiones de cada jugada?

En una cancha en el centro del país, lejos de la televisión, veintidós hombres corrían tras una pelota como Hugo lo hizo en sus mejores tiempos de futbolista de llano. En el otro extremo de la sala, sentados en un sillón, Luis y Silvia conversaban sobre las clases de francés que nunca terminaron; de ahí aprendieron a decir dos o tres frases que guardaban para el sexo.

Hugo apagó el televisor y se sentó a la mesa. Era el sexto día y se hizo el silencio. Se acomodó en la mesa, se recargó sobre sus codos para descansar el rostro y sopló para levantar el cabello que le caía sobre el rostro. Apostó la mitad de su quincena a que ganaba el Pachuca. Sin embargo, no quería ver el partido. Confiaría en la suerte. Mientras, el sol se filtraba por la ventana y rebotaba en todas las cosas como llenándolas de una luz más pura.

Silvia se incorporó. Su piel brillaba en un tono amarillo. Se acercó a la mesa, puso la mochila sobre la silla, con nerviosismo, y le habló a Luis para que se acercara. Luego sacó de la mochila dos chocolates en forma de Hello Kitty. Estaban envueltos en un celofán rectangular con restos de chocolate a los extremos.

—Güey, ¿por qué Hello Kitty?

La pregunta quedó en el aire. Al igual que Luis, Hugo y Silvia se preguntaban lo mismo. Nunca entendieron el motivo por el cuál los cárteles y los dílers comercializaban sus productos utilizando como distintivo a personajes animados. Sólo lo sabían. Crecieron con historias dignas de telenovelas: afuera de las escuelas daban dulces o tatuajes a los niños para introducirlos al mundo de las adicciones. Sin embargo, el mercado no estaba en los niños sino en los jóvenes nostálgicos. A estas alturas ya habían visto de todo: cocaína en bolsitas con etiquetas donde desfilaban los personajes de Dragon Ball, pastillas con formas de rostros de personajes de series como Los Simpson y Futurama o simulando cubos de Lego, y cuadros de LSD donde Los Caballeros del Zodiaco reclamaban el universo. Sin duda alguna, todo tiempo pasado fue mejor.

—Dijo Sofía que estaban cabrones. ¿Quién le va a entrar primero? —preguntó Silvia.

—Yo —respondió Hugo. Lo tomó para morderlo en la oreja. No quería que nadie escuchara.

—Pues voy —. Luis extendió la mano para tomarlo y mordió lo que faltaba del lado izquierdo del rostro.

Luego fue el turno de Silvia. Dos bocados más. Encendieron el televisor, sirvieron tres cubas y tiraron a la basura las bolsas de celofán. El sol estaba alto y la pelota rodaba por la cancha a miles de kilómetros de ahí.

 

 

0:1 (72’)

 

Luis interrumpió a Hugo mientras se lamentaban por el primer gol del San Luis. Silvia no paraba de reír. Luis se fastidió.

—No chingues, acaban de pasar diez minutos desde que metieron gol —dijo—. Es más, ya casi se va a terminar el partido.

—Güey, yo sentí que ya había pasado media hora.

Silvia todavía estaba riendo.

—Yo sentí como si nomás hubieran pasado dos minutos —respondió Hugo. Estaba confundido. Chistó. Tenía que pagar las cuentas y la quincena apenas le alcanzaba.

—¿Qué pedo con el reloj? —preguntó Luis tras un rato.

—No sé, ¿qué pedo con el tiempo? —preguntó Hugo.

Entonces la sorpresa inundó el rostro de los dos. El chiste se presentó solo. Imaginaron la escena de dos poetas jóvenes hablando de poesía. En una esquina un poeta que nunca alcanzó la gloria pregunta la hora; en la otra, José Emilio Pacheco —así, pachequísimo— reclamándole: no me preguntes cómo pasa el tiempo.

No paraban de reír. Los tres compartían un humor simple. Simplísimo. ¿Qué más podían esperar? Crecieron viendo los programas de comedia de televisión abierta y a los comediantes de pastelazo. Hasta se les olvidó el primer gol del San Luis. El Pachuca bajó la guardia. Todo el primer tiempo estuvo al ataque y tuvo varias oportunidades de gol, pero al arrancar el segundo tiempo se echó a la defensa.

—¡No! —gritó Hugo.

Pasaron otros diez minutos y el Pachuca se acercó a la portería del contrincante. No fue gol y nadie más volvió a hablar.

Ahora Luis y Silvia descansaban en un sillón. Luis pensaba en comprarse un automóvil clásico. Silvia soñaba con regresar a España y ser actriz profesional. Luis también pensaba que el cansancio de la vida de oficina lo iba a acabar. Ya no era el punk de las clonas y las caguamas. Era un hombre con responsabilidades. Contar cuántos maestros asistían a la universidad, cuántas horas trabajaban, llevar la nómina y ver, con tristeza, cómo su sueldo apenas le alcanzaba para sobrevivir.

Luis se acomodó en el sillón. Se sentía cansado pese a la levedad del cuerpo. Pensó: tengo que pagar la renta, pagar los servicios, llenar la alacena —una frase que heredó de su padre, porque realmente nunca llenaba la alacena— y guardar dinero para escaparme al cine. Hugo tenía que pagar una apuesta. El cabrón de Paco se lo chingó con dos mil pesos. El sol comenzaba a ocultarse y la pelota descansaba al fondo de la portería.

 

 

0:2 (90+2’)

 

Al final del partido, cayó la tarde y también cayeron los ánimos. El sol ya no iluminaba todos los tejados, pero el día estuvo soleado, de eso no cabía duda. Lo repitió Luis cuando se puso las gafas de Hugo. También se puso los audífonos enormes de Silvia y le jugó al conductor de noticias al servicio del Estado.

—El día estuvo soleado y el Pachuca perdió contra el San Luis.

Luis pensó en el Perro Bermúdez. En la pelota al fondo del fondo: ahí, donde las arañas tejen su nido; donde los topos tienen su madriguera. El Pachuca no anotó ningún golazo, como en partidos anteriores.

—Sí —respondió Hugo. Apenas se escuchó. Había algo amargo en su voz. Silvia lo notó, pero no quiso preguntar el motivo. Luis sólo sentía cómo el peso le regresaba al cuerpo.

—Bueno —dijo Silvia para romper la tensión—, creo que es hora de irme. Tengo que volver a casa.

—¿Te sientes bien? —preguntó Hugo. Todos sabían que él no se sentía bien.

Silvia asintió con la cabeza. Salió de la casa. Se escuchó el ruido del motor y de nuevo el silencio. Ya era noche.

 

 

0:2 (Marcador final)

 

En el taxi de vuelta a casa, Luis escuchó el himno nacional. Su automóvil no funcionó y lo tuvo que dejar cerca de un parque a dos cuadras del centro de la ciudad. Estuvo esperando cerca de media hora por un taxi y cuando por fin se detuvo uno, deseó seguir esperando un rato más. El chófer era gordo y llevaba una playera de la selección nacional de futbol casi a reventar. La barba le delineaba el rostro. En el estéreo sonaba una canción de un cantante norteño que se jactaba de ser el más chingón del mundo. El chófer bajó el volumen y le preguntó que para dónde iba. También le preguntó si le molestaba la música. Luis no respondió.

Luego, las doce en punto. Ahora el chófer no preguntó nada y cuando el cantante entonó el recuerdo de gloria y el sepulcro de honor, le subió el volumen a la radio para reafirmar el amor a su nación y mostrarle al mundo que su automóvil era una trinchera de la patria. En la guantera llevaba cuatro cigarrillos de mariguana, una bolsa con cincuenta gramos con yerba, una caja de pastillas de clonazepam, una pequeña caja de cigarros con quince tachas, diez envoltorios de cocaína y un sobre de papel con 15 mil pesos en efectivo. Su automóvil era una verdadera trinchera de la patria.

 

Luis Fernando Rangel (Chihuahua, 1995). Licenciado en Letras Españolas por la Universidad Autónoma de Chihuahua. Actualmente es Jefe de Unidad Editorial en la Facultad de Filosofía y Letras de la UACh, editor responsable de la revista Metamorfosis y conductor del programa radiofónico “El Pensador”. Autor de Hotel Sputnik (Tintanueva, 2016; Mención honorífica del Premio Nacional de Poesía Rogelio Treviño 2015), Poemas para un Lugar Común (ICM Chihuahua, 2018), Dibujar el fin del mundo (UACh, 2019; Premio Estatal de Poesía Joven Rogelio Treviño 2017) y Los líricamente desmadrados (Ediciones O, 2020). Ha publicado en revistas y suplementos culturales nacionales e internacionales como Tierra Adentro, Visitas al Patio, Punto en línea, Punto de Partida, Pliego16, Himen, Hybris, Bistró, Tragaluz, Sophía, entre otras, así como diversas antologías de cuento y poesía entre las que se encuentran Los habitantes (Capítulo siete, 2020). Obtuvo el segundo lugar en el Premio Nacional Sergio Pitol de Relato 2017, fue becario del Noveno Curso de Creación Literaria para Jóvenes de la Fundación para las Letras Mexicanas y becario del Fondo Municipal para Artistas y Creadores en 2017 en el área de poesía. Forma parte del consejo editorial de Sangre ediciones y de la revista Fósforo.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *