Narrativa

Diarios: Primera carta de Kurt Cobain (Estados Unidos)

 

 

 

 

 

 

La presente carta es tomada de la edición española Diarios, de Kurt Cobain, traducción realizada por Ángeles Leiva.

 

 

 

Dale, cuenta las veces que utilizo la palabra «JODER».

Hola, te escribo para decirte que «todo está lluvioso, gris y bastante bien». Joder, hemos estado a esto de bajar a ver tocar a los Melvins el 29 pero, como la historia se repite, Shelli, la marimandona autoritaria de Chris, ha decidido en el último instante que no quería ir. Y, joder, dividir el dinero de la gasolina solo entre dos, Tracy y yo, habría salido muy caro. ¿Vais a venir algún día a tocar a Seattle? ¡EH, HIJOS DE PUTA, MÁS VALE QUE AÚN TOQUÉIS «VILE VERMILLION VACANCY»! o al menos que la metáis en el próximo LP. ¿Ya hay algún sello interesado? Alchemy parece andar fatal, por lo que tengo entendido. ¿Y Ever Rat, Subcore, Dave Portnow? ¿Dehumanizers? Lo digo porque deben de estar jodidos para haber fichado a DANGER MOUSE (!). ¡JODER. QUÉ FUERTE!

Pues en estos últimos dos meses han pirateado, grabado y comentado nuestra maqueta todos los lumbreras de la ESCENA de Seattle, y el notas aquel de Johnathan Poneman (¿te acuerdas del tipo que me llamó la última vez que viniste?), Míster Herencia Pasta Gansa, brazo derecho de Bruce Pavitt e inversor financiero de Sub Pop Records, nos consiguió un concierto en el club Vogue para un domingo dedicado a Sub Pop. Ya ves. Pero supongo que tanto bombo y el hecho de que nos pongan con regularidad en la KCMU contribuyó a aumentar el número de personas que vinieron a JUZGARNOS. No a reunirse en un bar, emborracharse, ver unos cuantos grupos y pasárselo bien. Sino simplemente a ver el espectáculo. 1 hora. Había un representante de todas y cada una de las bandas de Seattle que había venido expresamente a vernos…

AH, NUESTRO ÚLTIMO Y DEFINITIVO NOMBRE ES NIRVANA.

Ohhh, un misterioso y místico sino

Teníamos la sensación de que jugarían con las cartas marcadas. Y después de la actuación va Bruce y nos da la mano todo entusiasmado diciéndonos «¡Guau, buen trabajo. Vamos a grabar un disco!». Y entonces empiezan a dispararse flashes de cámaras por todas partes y esa chica de Backlash nos dice «Eh, ¿podemos hacer una entrevista?». Sí, claro, por qué no. Y entonces la gente nos dice «Buen trabajo, sois geniales», y ahora se supone que tenemos que ser más sociables que nunca, conocer a gente nueva, presentarnos, etc. ¡JODER, NI QUE ESTUVIERA EN EL INSTITUTO! Quiero volver a Aberdeen. Bah, Olympia es igual de aburrida y puedo decir con orgullo que este año solo he estado unas 5 veces en el club Smithfield. Gracias a este zoo al menos hemos conseguido un contrato para grabar un single de 3 canciones que se publicará hacia finales de agosto y un EP que saldrá en septiembre u octubre [*] . Vamos a intentar convencerles para que saquemos un LP. Johnathan es ahora nuestro mánager, nos consigue bolos en lugares remotos de Oregón y Vancouver. Se encarga de pagar todos los costes de grabación y distribución, de modo que no tenemos que preocuparnos por las exorbitantes facturas de teléfono. A Dave le va bien. Sub Pop tiene previsto montar una gira para el año que viene con una caravana de 2 o 3 grupos de Seattle. Bueno, ya veremos. Por tus experiencias pasadas, ¿crees que sería aconsejable exigir recibo de los gastos de grabación e impresión? Basta de discos. Ah, salvo esto: el mes pasado, una noche Chris y yo tomamos ácido y resulta que estábamos viendo el late show de turno (un plagio del de Johnny Carson) cuando salieron Paul Revere y los Raiders, ¡haciendo gilipolleces! Bailando con bigotes y actuando como memos para tratar de hacer gracia. Joder, pillamos un cabreo de la hostia y le pregunté a Chris si tenía algún álbum de Paul Revere y los Raiders.

YA, la puntuación. Siempre iba supercolocado cuando me enseñaban ese rollo.

Él dijo que sí, así que me puse a mirar su gran colección y di con los discos de Revere y los rompí. Chris se puso furioso, y luego se echó a reír. Y empecé a revisar el resto de la hilera de discos y encontré a EAGLES, Carpenters, Yes, Joni Mitchell y dije con frustración «JODER, ¿para qué coño tienes todos estos discos?». Así que el resto de la noche nos dedicamos a romper unos 250 discos de mierda de Chris Novoselic. No solo hicimos más sitio en el salón, Chris afirmó que se sentía purificado y revitalizado.

No salgo con Ryan ni con el resto de la peña de Aberdeen pero cuando vaya al centro te pillaré el disco de Sound Garden. Seguimos haciendo películas, la última que hicimos fue en NEVER NEVER LAND de Tacoma. Se trata de un lugar de fantasía para niños de lo más surrealista, e hicimos que Shelli se pusiera una máscara de Cher, sacada de una imagen recortada de un disco suyo, y que bailara entre setas gigantes y que enculara después al puto lobo mientras soplaba echado hacia delante para derribar la casa de los tres cerditos. Entre otras estrellas estaban Rick Derringer y el pene de John Lennon. Sobre la banda de Matt, MUDHONEY, me reservo mis comentarios por precaución y seguridad. Hablando de seguridad, mi novia Tracy tiene un flamante Toyota Turcell del 88, un microondas, un robot de cocina, una licuadora y una cafetera exprés. Yo hasta el mes que viene no tengo trabajo, uno que he conseguido por medio del servicio para la juventud TYSS en una copistería a tiempo parcial. Soy un vago integral mimado y consentido hasta la médula. En la próxima carta que te escriba habrá menos rollazos discográficos y más chorradas.

Adiós Dale, escribe pronto.

[Margen:] La primera canción de la maqueta ya no se toca. Es vomitiva y estúpida. Destrúyela, es horrible. Parece de White Snake o de Bon Jovi.