Cuento policíaco latinoamericano: La herida del paisaje azul, de Misael Rosete

 

 

La herida del paisaje azul

 

por Misael Rosete

 

Escapaban  deprisa,  pero  cuando ella lo vio sujetar el volante, notó que estaba herido. Recién tomaron la carretera supieron que los perdieron.  ¿Pero,  por  cuánto  tiempo?  El  corazón de ella  latía  con vehemencia bajo el tatuaje de un ave que se veía sobre su escote; pronto  comenzó  a  darse  cuenta  de  los  daños:  el  vidrio  trasero  tenía varios  disparos  y  las  roídas  vestiduras  dejaban  ver  la  espuma  amarilla de poliéster que asomaba bajo la tela de los asientos.  A  juzgar por los agujeros, era un milagro que siguieran vivos.

El  aire  entraba  por  las  ventanillas  apenas  abiertas y sacudía sus  flecos.  Él  sentía  cómo  una  corriente de aire  le  sobaba  el  cuello  como  si fuera  una  serpiente  que  se  enroscaba,  ella  tenía  que  agarrarse el  abrigo  blanco  para  que  no  se  inflara.  El  que  manejaba  volteó  por  el retrovisor  y  notó  que  el  dinero  en  las  maletas  empezaba  a  volarse.  Con la  misma  voz  rasposa  con  que  la  convenció,  frunció  el  ceño  y le  dijo  lo  que  debía  hacer.  Al  terminar,  se  quitó  la  mano  del vientre  y  la  vio  llena  de  sangre;  era  como  un  montón  de  grecas  rojas regadas  en  sus  falanges  y  apenas  se  podía  distinguir  el  color  de  su piel; pese  a  esto,  esbozó  una  sonrisa  en  la  cual  se  miraron sus dientes amarillos. Tras  ellos, se veía  un  cerro  que parecía  una pirámide en la que había unas casas blancas.  Con  cuidado  ella  tomó  las  maletas  y  las  cerró.  Luego abrió  la  guantera  y  con  sus  suaves  y  delicadas  manos  que  tenían  las puntas  pintadas  de  rojo,  sacó  un  pañuelo  y  lo  apretó  contra  la  herida de él  —la tela  enseguida  se  ennegreció.  Tras  verlo,  supo  que  él  no  sobreviviría y  enseguida  se  imaginó  escapando  a  la  frontera  con  el  dinero: bastaría esperar  que  llegase  su  muerte; sin  embargo,  en  ese  momento le  preguntó si  quería  detenerse  a  descansar;  ahora  con  ambos  brazos  sujetando  el volante  y  meneándolo  como  si  se  tratara  del  timón  de  un  barco,  le dijo  que aunque no podían verlos, ellos  aún  los seguían.  Luego  encendió  la  radio  y  continuó manejando.  Él  también  sabía  que  estaba  muriendo:  su  plan  era  llegar a  la  cabaña  y  dejar de respirar  con  un  poco  de  whisky  entre  los  labios.  A  ratos se  dejaba  envolver  por  la  triste  canción  que  acompañaba  al  paisaje y  a  ratos  miraba  por  el  retrovisor  y  se  preguntaba  en  qué  momento aparecerían  los  faros  de  sus  perseguidores.  Pisó  el  acelerador  y  supo que  aquella  acción  era  como  apresurar  su propia  muerte.  Entonces  abrió  la boca  y  le  escurrió  un  hilillo  de  sangre.  El  hilillo  se  enredó  en  los  bellos de  su  barba  y  luego  se  regó  en  su  corbata.  Al  verlo  ella  se  afligió  y empezó  a  hablarle;  aprisa  tomó  el  pañuelo  y  mientras  lo  limpió  notó que su timbre de voz no era de amor sino de despedida.

Sin  embargo,  en  aquel  instante  sucedió  algo  particular:  ella notó  que  junto  con  el  hilo  de  sangre  salía  un  intenso  olor  a  pino  y  se oía  el  fluir  de  un  vehemente  riachuelo.  Él  abrió  los  labios  y  le  salió  un líquido  transparente,  al tocarlo  se  dio cuenta que era agua. Con delicadeza acercó una mano a su herida  y se sorprendió  de  lo  fría  que  estaba.  ¿Pero  por  qué  si  él  ardía  en  calentura?

Su  plan  había  sido  casi  perfecto,  pero  en  el  último  instante, uno de los hombres de barro, los traicionó:  de  las  tres  personas  que  planearon  el  robo,  una  estaba muerta y el que manejaba, no tardaría en morir.

Después  de  que  vomitara  agua,  ella  miró  cómo  empezó  a palidecer:  era  increíble  que  pudiera  manejar,  al  menos  a  esa  velocidad.

Para  entonces  ya  oscurecía  y  había  encendido  los  faros  del  coche.

Continuaron en línea recta hasta acercarse a un arenal cerca de la carretera,  entonces  entraron  a  una  curva  muy  pronunciada  por  la  que asomaba  un  desfiladero,  justo  al  salir,  un  coche  que  venía  en  sentido opuesto  los  deslumbró  y  por  unos  segundos  los  dejó  a  ciegas.  Él sujetó  con  firmeza  el  volante  y  cuando  recuperó  la visibilidad, miró el conjunto de cabañas a lo lejos.

Aunque  el  plan  original  consistía  en  llegar  allí  y  subir  a  otro coche  para  continuar  huyendo,  en  ese  momento  las  luces  de un  automóvil apareció  atrás  de  ellos. Enseguida  él supo  que  eran  sus  perseguidores.  Ya  no  podría  manejar  directo  a  las  cabañas, no  obstante  (y  pese  a  que  sentía  que  sus  fuerzas  disminuían)  conocía un  lugar  cerca  donde  podría  volver  a  perderlos  y  esta vez  para  siempre. Por  eso  pisó  el  acelerador  a  fondo  y  al  pasar    junto  a  la  entrada  de  las cabañas,  el coche siguió  de  largo.  Al  poco  tiempo  tuvo  que  frenar  y  hacer  que las llantas del coche rodaran por un camino de terracería.

De inmediato  miró  por  el  retrovisor  esperando  que  los perseguidores  se detuvieran, pero  entonces  notó  que  el  auto  en  el  que  estos  viajaban entraba por el mismo camino sin ningún problema.  Además de esto aceleraban  y  se  veía  cómo  el  copiloto  se  asomaba  por  la  ventanilla  al mismo  tiempo  que  sacaba  un  arma  y  empezaba  a  dispararles.  Su  única esperanza  era  perderlos  al  cruzar  el  paso  de  un  antiguo  río.  Ya  habían avanzado  varios  metros  entre  aquel  camino  lleno  de  piedras  cuando ambos coches encontraron el antiguo paso. El interior del auto  en  el  que  viajaban  brincó  con  violencia  y  las  maletas  con  el  dinero se  despegaron  del  asiento;  en  ese  momento  ella  volteó  hacía  atrás  y luego que mirara que el otro coche golpeara contra la orilla que marcaba el  final  del  río,  se  escuchó  otro  disparo  y  sintió  como  si  una  navaja se enterrara en su piel. Antes  de  cerrar  los  ojos  observó  cómo  el  auto  de  los perseguidores  quedó  atrás  lanzando  balas  mientras  su  auto  dejaba una nube  de  polvo.  Entonces  su  blanco  abrigo  se  llenó  de  sangre; era como tener una bola de plomo despedazada en el cuerpo. Cuando él  se  dio  cuenta,  la  miró  y  le  dijo  que  tenía  que  ser  fuerte.  Tras  oírlo ella  volteó  y  de  nuevo  sintió  el  intenso  olor  a  pino  salir  de  sus  labios. Entonces,  como  si  este  la  adormeciera,  recargó  la  cabeza  en  el  respaldo y se desmayó sintiendo aún el temor de que los atraparan.

Cuando abrió sus  hermosos ojos con rímel,  estaba  en  la  cochera de la cabaña. No sabía cuánto tiempo había pasado pero al mirar a su alrededor,  notó  que  la  puerta  del  conductor  estaba  abierta;  apenas  se movió,  sintió  un  gran  ardor  cerca  del  pecho.  Con  debilidad,  puso  un  tacón fuera  del  coche  y  caminó  con  una  mano  en  la  herida  hasta el  lado  del  conductor.  Vio  un  rastro  de  sangre  que  conducía  al  interior de  la  cabaña.  Confundida,  lo  siguió  y  al  llegar  al siguiente cuarto,  encontró  el  cuerpo  de  su  amante: estaba  tirado  boca  abajo  frente  a  un comedor  que  había  cerca  de  la  chimenea.  Al  verlo  comenzó  a  llorar,  intentó secar  sus  lágrimas  con  el  mismo pañuelo  ensangrentado y  se  acercó  para  voltear  el  cuerpo. Tenía  el  pelo  enredado  en  la  cara  y temblaba;  no  obstante  cuando  se  inclinó  volvió  a  escuchar  el  sonido de un  riachuelo,  el  cual  ahora  se  oía  con  más  fuerza.  Puso  ambos  brazos en  los  costados  del  cadáver  y  con  trabajo  (debido  a  la  herida) lo  volteó.  Apenas  el  cuerpo  quedó  boca  arriba,  sintió  el  intenso  olor  a pino  y  miró  el  cuerpo  todavía  tibio  de  su  amante.  Tenía  los  ojos  abiertos y  parecía  que  el  cadáver  intentaba  seguir  su  mirada,  al  acercar  la  mano para  cerrarle  los  párpados,  escuchó  el  canto  de  un  ave  y  notó  que  el canto  también  salía  del  interior  del  cuerpo.  Por  completo  confundida, allí,  hincada  con  su  abrigo  y  su falda  ensangrentada,  allí,  con  su cabello  suelto  y  con  el  rímel  corrido,  no  supo  qué  hacer.  Iba a  levantarse cuando  miró  el  estómago  del  cadáver:  se  dio  cuenta  que  la  herida se  había  secado  y  que  dentro  se  hallaba  un  hermoso  cielo  azul  bajo el  cual,  había  un  bello  paisaje  lleno  de  pinos  y  montañas.  A mitad de estas cruzaba  un  río.  No  lo  creyó  hasta  que  volvió  a  escuchar  el  canto  del  ave y lo vio parado en la rama de un pino.

En  ese  momento  la  luz  de  un  vehículo  se  filtró  por  la  ventana  y deformó  la  silueta  del  cadáver. Asustada  y  aún  con  una  mano  apretando la  herida,  corrió  hacia  el  ventanal.  Se  asomó por  la  esquina  inferior y notó  que  eran  los  perseguidores.  Aprisa  buscó algo  para  defenderse  pero  no  halló  más  que  un  cuchillo  junto a  un  plato  repleto  de  moscas;  luego  volvió  a  asomarse  y miró  a  dos  hombres  cortando  cartucho  a  un  lado  del  carro.  No  supo qué  hacer,  se  sintió  perdida;  pensó  salir  corriendo por alguna ventana pero entonces vio la silueta de los perseguidores llegar  a  la  entrada.  Aterrorizada,  con  el  cuchillo  en  las  manos, retrocedió  y  entonces  tropezó  con  el  cuerpo  de  su  amante.  Volvió  a escuchar  el  canto  del  ave  y  el  sonido  del  arroyo  dentro  del  cuerpo.  Miró la  puerta  y  vio  que  uno  de  los  perseguidores  intentaba  abrirla.  Volteó a  la  ventana  y  observó  la  silueta  del  otro  hombre  a  punto  de  romper el  cristal.  Entonces,  lo  único  que  hizo  fue  hincarse  frente  al  cuerpo  y luego  de  quedarse  quieta,  halló  el  cielo  azul  que  se  veía  dentro  de  la herida.  Luego  de  alzar  las  manos  que  apretaban  el  cuchillo,  lo  hundió sobre  el  abdomen  y  con  trabajo  empezó  a  trazar  una  línea  desde  el ombligo  hasta  el  cuello.  Cuando terminó  de  abrirlo,  uno  de  los perseguidores  abrió  la  puerta  y  ella  miró  el  paisaje  azul  que  había  en  el interior.  Entonces,  sin  mucho  esfuerzo  alzó  un  pie  y  trató  de  meterse. Tenía  las piernas dentro  en  el  instante  que  le  dispararon  por  la  espalda. De  inmediato  la  mujer  cayó  muerta  dejando  la  mitad  de  su  cuerpo dentro  de  la  cabaña  y  la  otra  mitad  en  el  interior  del  cadáver.  Apenas el  perseguidor  la  miró,  guardó  el  arma y bajo sus hermosos ojos verdes y jaspeados de un color amarillo, esbozó una sonrisa,  después  esperó  a  que  entrara  su  compañero  y  le  ordenó que  buscara  el  dinero.  Acto  seguido  caminó  hasta  la  mujer  y  mientras su  compañero  recogía  las  maletas  que  seguían  en  el  coche,  él  sujetó el  cadáver  de  ella  y  tras  sacar  la  mitad  que  había  quedado  dentro  del paisaje azul, lo tendió en el piso de la cabaña.

Tomó  el  cuchillo  que  estaba  en  el  suelo  y,  tras abrirla  desde  el  pubis  hasta  el  tatuaje  entre  sus  pechos,  vio  que  dentro de su cuerpo un policía veía a un grupo de gente que se manifestaba con  carteles  que  tenían  el  número  “43”  en  una  ciudad  donde  atardecía. Sin prisa encendió  un  cigarrillo  y  esperó  a  que  se  acercara  su  compañero,  luego aventaron las maletas y se metieron.

Después,  los  perseguidores  caminaron  con  calma  y  al  llegar  a una  esquina,  se  perdieron  por  las  calles  al  mismo  tiempo que  la enorme   manifestación  seguía  de  frente.

Para  entonces,  en  aquel  extraño lugar, hacía frío pero el cielo parecía incendiarse.

 

 

 

Misael Rosete. Estudia Literatura rusa en el Instituto de Filología y Periodismo en la Universidad Estatal N.I. Lobachevsky de Nizhny Nóvgorod (UNN). Ha publicado el libro Paréntesis y la plaqueta Galería de fragmentos. También ha sido publicado en el Boletín Capilla Alfonsina, en la Antología de poetas mexicanos contemporáneos de la colección: Poesía visual mexicana: la palabra transfigurada y en algunas revistas electrónicas. Ha hecho presentaciones literarias en Cuba y Rusia; fue invitado a presentar su libro en España. En la revista literaria Cardenal, tiene una columna titulada Pasto verde la cual está dedicada a la traducción de cuentos y poemas rusos.

2 comentarios en “Cuento policíaco latinoamericano: La herida del paisaje azul, de Misael Rosete

  • el julio 28, 2020 a las 3:40 am
    Permalink

    Excelente cuento, buen manejo de la narrativa y muy buen detalle de los 43. Felicidades!!

    Respuesta
  • el julio 28, 2020 a las 7:42 pm
    Permalink

    ¡Felicidades, Misael! Buen cuento

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *