Escritura como pestaña: Poemas de Giacomo Leronni (Gioia del Colle, Bari, 1963). Traducción de Hiram Barrios

 

 

 

 

Giacomo Leronni (Gioia del Colle, 1963)

 

 

Escritura como pestaña

Traducción de Hiram Barrios

 

 

 

 

 

Escribo poemas carnales

corolas que no encuentran el cielo

moscas encerradas en botellas

frente a la aridez.

 

Un crujido envuelto en el viento

en la cabaña de la noche.

 

En pueblos aledaños

brechas para la espera:

la quemadura

se esparce en mi corazón

como cómplice del jardín.

 

 

 

***

 

Palabras, que dispones

en una luz incauta

para tu tarea

de diligencia y error.

 

Palabras que puedes empujar

con la cabeza a la horca

de famélicos clamores.

 

Palabras vagas, cojas:

nada que pueda minar

la provisión del silencio.

 

 

 

Como si viviera

 

Estas son las páginas, su miel

 

todo es tan claro, como si viviese

 

el otoño

insinúa señales en su carne

 

sobre sus labios la luz silencia.

Un signo

espontáneo, astuto

que gira sobre sí mismo

 

un nicho donde

masticar el pan. Una vez

que pasa del polvo al jugo

 

cuero claro

que gotea de espera.

 

Estaba ahí

con las llaves en el pecho.

 

Apareció en su  diminuta túnica

apenas botón

 

suspendido en el cielo de la cólera

el cuerpo no distinguía más

su picadura.

 

 

 

Declaración de conformidad

 

Me defino con respecto al nogal

que tengo de frente: la mariposa

que atraviesa el vado sin observarlo

 

la posición absorta

de un lechuza, conocimiento

machacado con otro conocimiento

 

todo tomado por algo

que no existe pero que presiona

y golpea fuerte

hasta que el corazón elude

los lenguajes, la sangre

rasga la jerga

 

y desnudo, atravesado por el tiempo

paso de un umbral a otro

lo trasfiguro

 

nada

nunca se logra, compacto

unánime

 

se detiene la oscuridad, la escritura se disloca

en el fondo agradezco

no haber entendido.

 

De: Scrittura come ciglio (2019)

 

 

 

 

 

 

Scrivo carnali poesie

corolle che non incontrano il cielo

mosche chiuse in bottiglia

sul fronte dell’aridità.

 

Un croco rimuginato dal vento

nel casolare della notte.

 

In villaggi, tutto intorno

brecce per l’attesa:

l’ustione

si spaccia nel mio cuore

per complice giardino.

 

 

 

***

 

Parole, che disponi

in una luce incauta

per il tuo compito

di diligenza ed errore.

 

Parole che puoi spingere

a capo chino verso il cappio

di famelici clamori.

 

Parole vaghe, zoppicanti:

nulla che possa insidiare

l’accortezza del silenzio.

 

 

 

Come se vivesse

 

Queste le pagine, il suo miele

 

tutto è lampante, come se vivesse

 

l’autunno

insinua segnali nella sua carne

 

sulle sue labbra la luce zittisce.

Un segno

spontaneo, astuto

che si rigira su se stesso

 

una nicchia in cui

biascicare il pane. Una volta

che procede dal pulviscolo al succo

 

cuoio chiaro

che gronda d’attesa.

 

Ero lì

con le chiavi in seno.

 

Apparve nella sua minuta veste

appena pulsante

 

sospesa nel cielo della collera

il corpo non distingueva più

la sua puntura.

 

 

 

Dichiarazione di conformità

 

Mi definisco rispetto al noce

che ho di fronte: la farfalla

che valica il guado senza osservarlo

 

la posizione assorta

di un barbagianni, conoscenza

macinata da altra conoscenza

 

tutto preso da qualcosa

che non c’è ma che preme

e picchia forte

finché il cuore elude

i linguaggi, il sangue

gualcisce il gergo

 

e nudo, attraversato dal tempo

scandisco una soglia dopo l’altra

la trasfiguro

 

niente

è mai compiuto, compatto

unanime

 

regge il buio, si sloga la scrittura

in fondo grazie

per non aver compreso.

 

 

 

Giacomo Leronni (Gioia del Colle, 1963). Graduado de la carrera de Lengua y Literatura Extranjera en la Universidad de Bari. Profesor de francés en la escuela secundaria. Es autor de los libros Polvere del bene (Mani, 2008), con el que obtuvo el Premio “Alessandro Contini Bonacossi” en 2009; Le dimore dello spirito assente (Puntoacapo, 2012); y Scrittura come ciglio (Puntoacapo, 2019).

A decir de Alberto Cappi: “Las páginas de Leroni parecen estar llenas de confianza en los dones de lo poético que es distribuido por una figura original que se hace sentir por una fuerte energía lingüística”. Daniela Maria Pegorari escribe en el prólogo de Scrittura come ciglio: “La poesía de Leronni es la aspiración a una Nada en la que uno tiene fe para encontrar el Todo, a un silencio místico y, por lo tanto, semánticamente lleno”.

 

 

Hiram Barrios (Ciudad de México, 1983). Ha traducido poemas de Edoardo Sanguineti, Roberto Roversi, Alda Merini, Bartolo Cattafi y aforismos de Carlo Gragnani, Fabrizio Carmagna, Rinaldo Caddeo, entre otros. Preparó la antología bilingüe Voces paranoicas. Bitácora inédita, de Eros Alesi (Cuadrivio, 2013) y coordinó, junto a Donato Di Poce, la antología bilingüe Silenzi scritti / Silencios escritos (I Quaderni del Bardo, 2020), que reúne la obra de 14 aforistas: 7 mexicanos y 7 italianos.

Es autor de los libros de ensayo El monstruo y otras mariposas (Naveluz-UNAM, 2013) y Las otras vanguardias (UANL, 2016). En Apócrifo (Naveluz-UNAM, 2018) reúne sus aforismos.

Un comentario en “Escritura como pestaña: Poemas de Giacomo Leronni (Gioia del Colle, Bari, 1963). Traducción de Hiram Barrios

  • el julio 23, 2020 a las 4:28 pm
    Permalink

    Muchas gracias por esta traducción. Creo que no hay fronteras en la vida, porque el lenguaje no tiene límites. Así que todo el mundo se entiende, sin saberlo. Este es el milagro de la poesía. Por este milagro hoy quiero agradecer mi amigo Hiram Barrios

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *