Romancero viejo: Romance de Abenámar (Anónimo)

 

 

 

 

 

 

 

El presente romance, de carácter histórico, canta un episodio central del periodo de la Reconquista, así llamada al proceso de la ocupación del territorio español por órdenes de los Reyes Católicos, desplazando, una suerte de diáspora doble, geográfica y literaria, a los moros, judíos y árabes de la naciente España. El Romance de Abenámar pertenece al  Romancero viejo (XVI), de autoría anónima, constituye parte esencial de la tradición oral trasmitida por las voces, los cantos de las mujeres a lo largo de sus generaciones, de las abuelas a las madres y de las madres a las hijas hasta nuestro presente. Esta tradición, esencia del español, viene ser una de las hispanidades de la lírica de nuestra lengua.

El lector puede leer este bello poema, que narra un episodio clave en el desplazamiento de nuestra lengua, al mismo tiempo que es interpretado musicalmente por el ensamble andaluz Sephardica.

 

 

Fernando Salazar Torres

 

 

 

 

 

Romance de Abenámar

 

Anónimo

 

 

 

-¡Abenámar, Abenámar,

moro de la morería,

el día que tú naciste

grandes señales había!

 

Estaba la mar en calma,

la luna estaba crecida;

moro que en tal signo nace

no debe decir mentira.

 

-No te la diré, señor,

aunque me cueste la vida.

-Yo te agradezco, Abenámar,

aquesta tu cortesía.

 

¿Qué castillos son aquellos?

¡Altos son y relucían!

-El Alhambra eran, señor,

y la otra la Mezquita;

los otros los Alixares,

labrados a maravilla.

 

El moro que los labraba

cien doblas ganaba al día,

y el día que no los labra

otras tantas se perdía

desque los tuvo labrados

el rey le quitó la vida

porque no labre otras tales

al rey de la Andalucía.

 

El otro es Torres Bermejas,

castillo de gran valía;

el otro Generalife,

huerta de par no tenía.

 

Hablara allí el rey don Juan,

bien oiréis lo que decía:

-Si tú quisieras, Granada,

contigo me casaría;

daréte en arras y dote

a Córdoba y a Sevilla.

 

Casada soy, rey don Juan,

casada soy, que no viuda;

el moro que a mí me tiene

muy grande bien me quería.

Hablara allí el rey don Juan,

estas palabras decía:

-Echenme acá mis lombardas

doña Sancha y doña Elvira;

tiraremos a lo alto,

lo bajo ello se daría.

El combate era tan fuerte

que grande temor ponía.

 

 

 

 

 

 

 

Romance de Abenamar (anónimo s.XVI, Andalucía).

 

Emilio Villalba: guitarra renacentista.

Sara Marina: bendir.

Ángeles Núñez: canto.

Sevilla - 2019.

Arreglos de Emilio Villalba.

Sephardica es un proyecto original de Emilio Villalba y Sara Marina

www.emiliovillalba.com

 

 

 

 

Un comentario en "Romancero viejo: Romance de Abenámar (Anónimo)"

  • el mayo 28, 2021 a las 6:12 pm
    Enlace permanente

    Sencillamente ¡encantador! mas, me pregunto si será lo publicado el romance íntegro, total, que muero de ganas de leerlo todo.

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *