El color y la escritura: Raquel Tibol

 

 

El color y la escritura

 

Raquel Tibol

 

 

Para Alfonoso Reyes, dueño de una calificada y sensible cultura visual, el arte de ver era acaso la operación más intelectual de nuestros sentidos en la aprehensión de formas y cromatismos; por lo mismo hacía causa con William Gladstone cuando se espantaba por los vagos y escasos cromatismos que encontraba en la Ilíada y en la Odisea, escritos donde parece predominar el blanco y el negro, “y donde las designaciones del color son, a veces, tan desconcertantes, que el físico William Pole acabó por creer que Homero era daltónico, y no ciego como la leyenda lo hace”.

Donde no cabe duda alguna sobre el posible daltonismo del escritor es en los Poemas humanos de César Vallejo; al extraordinario poeta el color le sirve para designar y adjetivar: la “airente amarillura”, la “naturaleza amarillenta”, el “cuanto más amarillo más granate”, el “rojo moral, rojo de herrumbre, si caían entonces azulmente”, el “sucumbir, lucir, doblarse en forma de ámbar y color colorante, mala sombra”, o “Quiere su rojo el mal, el bien su rojo enrojecido”, o “las espaldas ungidas de añil misericordia”.

Otro cromatizador verbal fue Pablo Neruda; en Los versos del capitán escribió: “la tierra verde se ha entregado a todo lo amarillo”, “ay tus ojos cerrados como llenos por dentro de luz negra”, “su dulzura se color morado”, “Apareció una flor como una gota de sangre anaranjada y luego descargaron los colores todo su peso duro”, “nuestro amigo de ojos rojos fuego”.

Decir, escribir los colores no es lo mismo que combinar colores en el cuadro con todas sus vibraciones, sus matices, sus contrastes, sus texturas, para dar cuerpo a una abstracción o una figuración, a composición realista o simbólica, expresionista o decorativa, costumbrista o cosmopolita, geométrica o informalista, ingenua o sofisticadamente moderna.

Los artistas —decía César Vallejo— saben “bajar mirando para arriba”, “saben subir mirando para abajo”, saben vivir “con el punto y con la línea”, y a veces tienen ojos con “seis nervios ópticos”. El oficio de los ojos— decía el peruano— poseer algo que “resbala del alma y cae al alma”.

Cuando muchas corrientes pictóricas finiseculares hacen a un lado el oficio por privilegiar el concepto, no faltan quienes insisten en conceptualizar con esmero la práctica pictórica, creen en la traducción del verbo a colores con formas y texturas. Y hay quienes, como Vallejo y Neruda, enuncian los colores para dar a la palabra cualidades más vibrantes, más sugerentes, más sensoriales. El color se puede ver, se puede decir, se puede metaforizar.

Estudió en la Universidad de Buenos Aires; en 1953 trabajó en la Prensade esa ciudad. Conoció a Diego Rivera en Santiago de Chile, con quien viajó a Bolivia como su secretaria. Llegó a México en 1953, donde estableció su residencia permanente. En 1961 obtuvo la nacionalidad mexicana. Fue conductora de los programas de televisión “La plástica y la crítica” y “Aproximaciones”, del Canal 11, y de “Museos en el Aire”, del Canal de Radio Universidad. Fue coordinadora de las celebraciones de los setenta años de labor de Rufino Tamayo; secretaria de redacción de la revista Política; cofundadora y colaboradora del semanario Proceso;colaboró en periódicos y revistas como El Día, El Nacional, Mañana, Hoy, Oposición, Universidad de México, Revista de Bellas Artes, Sucesos, Historia y Sociedad y “La Semana de Bellas Artes”. Fue asesora del Ballet Nacional de México y del Museo de Arte Contemporáneo Internacional Rufino Tamayo.

Raquel Tibol, influyente crítica de arte del siglo xx y museógrafa, desarrolló una labor como investigadora y estudiosa del arte mexicano. Su relación con Diego Rivera le permitió acercarse a otros pintores como David Alfaro Siqueiros, con quien no sólo ahondó en los temas de su plástica sino que logró penetrar en su vida: el propio pintor le proporcionó su archivo personal, con el que conoció su relación con escritores, artistas plásticos y otros personajes de la cultura, así como su militancia política. Raquel Tibol estudió también las obras de Frida Kahlo, José Clemente Orozco y otros. Sus trabajos son el resultado de exhaustivas investigaciones y análisis desde la Histórica y la Estética, que sabe relacionar con la biografía del autor. José Clemente Orozco. Una vida para el arte. Breve historia documental estudia con profundidad los temas sustanciales de la obra pictórica del artista. Siqueiros, introductor de realidades es un recorrido documental y biográfico de la vida y la trayectoria plástica de este pintor. David Alfaro Siqueiros es un conjunto de textos que la autora seleccionó del archivo personal del pintor, los que incluyen las opiniones de escritores y personalidades del arte sobre la obra y la vida del autor, los textos que escribió como militante político del Sindicato de Obreros Técnicos y sus cartas a escritores, artistas de la plástica y artistas en general. Escrituras es la biografía de Frida Kahlo. Tibol también estudió las obras de Arturo Estrada, José Chávez Morado y Hermenegildo Bustos. Historia general del arte mexicano. Época moderna y contemporánea es un estudio del arte mexicano de los siglos xix y xx desde un enfoque histórico. Fernando González Cortázar. Arte. Espacio. Urbe. Comunidad presenta a uno de los exponentes más destacados del arte monumental. Tibol también se ha ocupado del origen, desarrollo y trascendencia internacional de la producción gráfica mexicana en volúmenes como Gráficas y neográficas en México, en que reconoce la obre de José Clemente Orozco, Alfredo Zalce, Elizabeth Catlett, Mauricio Lasansky, Francisco Moreno Capdevilla y Jesús Martínez, y menciona la contribución de quienes han practicado la técnica de la neográfica. Ser y ver. Mujeres en las artes visuales reúne reportajes, entrevistas, crónicas, críticas y artículos publicados a lo largo de cincuenta años. Pasos en la danza mexicana son los estudios que Raque Tibol dedicó a ese arte. Es autora de un libro de crónicas y uno de cuento.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *