Poemas de Melissa del Mar

Selección de poesía

Melissa del Mar

Tu cuerpo, agua de Mar

ingobernable se concibe

                                             con pies que vuelan

                                             cuero que arde

                                              y uñas de obsidiana.

                                                                                                                                                                (No) estás desapareciendo.

Tus raíces construidas,

alguna vez entre sinalefas,

te resguardan, como nosotros.

                  Nada imaginable, mucho menos que ya existe,

                  podrá quitarte ese pasado curandero, que toda tu estirpe

                  la venidera y la ya venida,

                  siempre tendrá corriendo en tu sangre que fluye verde.

Tus breves son estruendos

que se proclaman sobre el suelo

(anímico)

que se agrieta:

las ánimas que fuimos

flotan en la tierra

y estallan, reventando en temblores,

invitándote a que los acompañes con colores

                                                                                                                                                           variopintos,

                                                                                                                                                            como tú.

Febriles las cicatrices que te han dejado

quienes no merecen el privilegio de conocerte,

no permitas que te desaparezcan.

                                                                                                                                                     (No) te estamos olvidando.

Y en estos versos, aunque inexistentes,

encuentra un refugio de cualquier persona (que no es humana)

                                                                          que intente lastimarte

y desmienten estas líneas,

tu partida

ser perenne,

que eres otros siendo tú,

y entonces, lo eres todo.

A cambio de vida, das.

              Tus cuerpos son matorrales húmedos;

              en ti crecen, las ilusiones magueyales que nos alimentan,

              ya el hambre no existe.

                                                                                                                                                         (No) te estás muriendo.

No ofrezcas en sacrificio

tu lengua que aún palpita,

abre tus ojos nomeolvides ante la injusticia

y no dejes que esas voces,

                                     hojitas de jiquilite

                                                    se marchiten,

                                                                   jamás.

                                                                                                                                                      (No) estás aquí.

Sueña patria primera,

y no despiertes

de esa realidad onírica

en la que desenvuelves,

                                                     porque son tus sueños los que

                                                     han fundado las ciudades

                                                      que jamás podrán ser conquistadas.

Polifonía

 

Fragmentada entre los náufragos de tus horas

              vagabunda cruzas el viento, libre

                             y sin temor transitas el tiempo arena,

                                             en tu hoy actuar, que ya es remanso de lo pasado.

Tus paredes se deslavarán entre las sinalefas que se yerguen verdes.

               Y los rostros de las estatuas serán todos los de la paz personificada.

                             Algún día los muros de la cofradía caerán estruendosos,

                                             sin reconocer diferencias entre lo que (ya no) dividen.

En tu andar cotidiano

               hermanándote vas con todas las muertes,

                             con los cuerpos rotos, sin nombre,

                                           con los cuerpos ausentes, de siempre.

Y tú, como pocos sigues en una duermevela

                          desconocida, buscando el silencio

                                    que permita escuchar tu vocablo enardecido.

                                                    Que rebelde tendrá nuevas melodías.

Y es que cantarán

              con una lengua otra

                            aquellos que, como tú,

                                           también morirán gritando en rincones inaudibles.

Porque son esos los que te recordarán perenne

                en las palabras que en este vericueto se te conciben.

                               Tu batalla es la de todos y tu causa enredada en un enjambre

                                           de sueños que no despiertan, es por la que somos.

Me rehúso a encontrar tu lucha como una ajena a la mía.

         Cuerpo, tierra, palabra, vida,

                       pues se alza nuestra y tuya,

                                     sin dejar de ser ninguna.

Duerme sabiendo que tus palabras tienen eco

              en mis huesos que se deshacen ante tu rabia colectiva.

                              Y en este ser sin sentido

                                            que venimos construyendo

                                                         por nuestro cantar variopinto,

                                                                      le recuerdo feroz

                                                                                   al que fallidamente te calla:

                                                                                                 Para que una voz suene,

                                                                                                                      tienen que hacerlo todas.

Melissa del Mar (1999) Estudia actualmente la Licenciatura de Comunicación y Medios Digitales en el Tecnológico de Monterrey Campus Estado de México. En su poesía recurre a explorar el origen, la nostalgia y el olvido en el que se ha colocado a las voces minoritarias.  Es coautora del libro Antropoceno: Ecología Política que será publicado en el 2019 en una colaboración entre el Tecnológico de Monterrey y la editorial Textofilia. Ha participado como ponente con Heroicidad del dolor en la semana de la poesía del Tecnológico de Monterrey en el foro La lengua poética creaciones y reflexiones (2018), Voces que amanecen para el foro Microtalks (2019), y en el Segundo canto Cardenal (2019), de la Congregación Literaria de la Ciudad de México de la cual es miembro actual.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *