Poemas de Angélica Barrera

Angélica Barrera

Llevarte a Cuba

Llevarte a Cuba

Cancelar la memoria.

Ser poeta

Escribir sobre el mar.

No poder ser

Ser Mazunte

Pedirte tiempo

Mudarnos

Cargar trastes

Tener libros

No tener paz

No volver al pasado

Tener

tres

tris

zas

Abril

Para J

Soy amable con algunos

de estos poemas sólo porque

los escribí cuando aún estabas aquí

Sujata Bhatt.

Desmenuzo cada letra de tu nombre

Reconstruyo cada uno de tus movimientos

Dibujo a tus amigos que también fueron los míos

Hago una lista de todos los libros a los que no regresaré

Recojo trozos de una cafetería que no tendremos

Levanto escombros de la casa que no construimos

Arrastro cada uno de tus lunares entre mis pies

que justo ahora no me llevan a ningún lugar.

Las ciudades de las que nos vamos

Las ciudades de las que nos vamos se quedan en el mismo lugar

A veces, sólo a veces, cambia la suciedad de las calles

y la hostilidad de las personas que en ellas habitan.

Las ciudades de las que nos vamos no extrañan

se enamoran de personas nuevas

y así sin más, entierran a otras pocas, sin piedad.

La mayoría de las personas que en ellas habitan

logran subsistir con un salario mínimo

que alcanza para sonreír cada fin de semana.

Las ciudades de las que nos vamos

no nos dirán que nos quieren,

pero nos van esperar,

porque si para algo son buenas las ciudades

es para esperar

y siempre van a estar ahí, sin nosotros.

Qué hacer en caso de incendio

Hoy se incendió nuestra casa

traté de salvar al gato

no quiso venir con nosotros

—NO CORRA, NO GRITE

Se perdieron las fotografías que tomaste con la polaroid

la que te regaló tu padre

el día que cumpliste 18

—BUSQUE UN LUGAR SEGURO

—NO SALVE AL GATO, NO QUIERE SALVARSE

Quise regresar por las fotografías

para guardarlas muy adentro de mi nueva casa

y me incendié al intentar cruzar la sala

—SI SU ROPA SE INCENDIA TÚMBESE EN EL SUELO

Y RUEDE SOBRE SÍ MISMO

Con la casa incendiada se quedaron tus botas cafés,

ésas que llevaste al pueblo de tu abuela

¿recuerdas a tu abuela?

—NO REGRESE AL INTERIOR DEL INMUEBLE POR NINGÚN OBJETO
—RUEDE

Se quemaron todos los momentos donde sonreías

y me decías que no te irías nunca

Se quemaron la mayoría de nuestros libros

los bomberos prefirieron sacar la televisión

en lugar de toda la selección de tu escritor favorito

ése que tiene un nombre gringo que no puedo pronunciar

—DETÉNGASE, TÍRESE Y RUEDE

Eres el temblor que viene cuando acaban las lluvias

Y que seca las milpas de mi vientre

y de mi pueblo.

Y como el temblor

tú tampoco dejas ningún daño

Ni en mi pueblo

Ni en mi cuerpo

Nos mueves

Me aterras

Y cuando te vas

se acaban las lluvias

y mi pueblo.

Tenías vientos de 55 km/h

Y esperaban que te convirtieras en tormenta

La tormenta número siete del año

Cambiaste de dirección.

Rompiste ventanas

La geografía no nos mintió,

tampoco la sociología.

No tocaste tierra.

No quemaste las naves.

Angélica Barrera (Guerrero, 1994) estudió Lingüística y Literatura Hispánica. Ganadora del XIX Premio Filosofía y Letras de la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla 2018 en la categoría de poesía. En el 2019 recibió el Premio de poesía Sor Juana Inés de la Cruz y Alaíde Foppa del Instituto Municipal de la Mujer de Cancún, Quintana Roo. Algunos de sus poemas han sido publicados en la Revista Efecto Antabús y Círculo de Poesía.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *